Macron llega a Ruanda para dar vuelta la página de las tensiones por el genocidio de 1994

Un muro conmemora a las víctimas del genocidio ruandés en el memorial de Kigali, el 26 de mayo de 2021, en vísperas de la visita del presidente francés Emmanuel Macron
Un muro conmemora a las víctimas del genocidio ruandés en el memorial de Kigali, el 26 de mayo de 2021, en vísperas de la visita del presidente francés Emmanuel Macron Ludovic MARIN AFP
Anuncios

Kigali (AFP)

El presidente francés Emmanuel Macron llegó este jueves a Ruanda para una visita muy simbólica destinada a finalizar la reconciliación entre los dos países tras un cuarto de siglo de tensiones por el papel que tuvo París en el genocidio de los tutsis en 1994.

El avión que transportaba a Macron aterrizó en Kigali poco después de las 07H15 locales (05H15 GMT), indicó la presidencia francesa.

Macron tiene previsto pronunciar antes del mediodía un discurso muy esperado en el Memorial del Genocidio, donde reposan los restos de 250.000 de las más de 800.000 víctimas de una de las tragedias más sangrientas del siglo XX.

¿Qué dirá el presidente francés en esta alocución de una veintena de minutos? ¿Llegará al punto de pedir disculpas en nombre de Francia, o perdón como hizo Bélgica, expotencia colonial, en 2000?

Sean cuales sean sus palabras, Emmanuel Macron irá más lejos que sus predecesores, en particular Nicolas Sarkozy, único presidente francés en haber viajado a Kigali desde el genocidio de 1994. Sarkozy había reconocido "graves errores" y "una forma de ceguera" de las autoridades francesas que tuvo consecuencias "absolutamente dramáticas".

La cuestión del papel de Francia antes, durante y después del genocidio de los tutsis en Ruanda ha sido un tema espinoso durante años e incluso llevó a la ruptura de las relaciones diplomáticas entre París y Kigali entre 2006 y 2009.

En marzo se publicó un informe según el cual París "carga con una pesada responsabilidad por haber hecho posible un genocidio previsible". Sin embargo, la comisión no encontró pruebas de complicidad francesa en el derramamiento de sangre.

- "Normalización" -

Para el presidente ruandés, Paul Kagame, que lideró la rebelión tutsi que puso fin al genocidio, el informe supuso un cambio de rumbo en las relaciones entre ambos países.

De visita en Francia la semana pasada, Kagame dijo que el informe había allanado el camino para que Francia y Ruanda tuvieran "una buena relación".

"Puedo vivir con" las conclusiones del informe, dijo Kagame en una entrevista con France 24 y RFI. "Podemos dejar el resto atrás y seguir adelante", añadió.

La visita de Macron a Ruanda marcará la "etapa final de normalización de las relaciones", indicó el miércoles la presidencia francesa.

Para concretizar la normalización de las relaciones, los dos presidentes podrían acordar el regreso de un embajador francés a Kigali, un puesto vacante desde 2015.

Otro paso será la inauguración por parte de Macron del "centro cultural francófono" en Kigali, un establecimiento que "tendrá la vocación de promover no solo la cultura francesa, sino también todos los recursos de la francofonía, especialmente los artistas de la región", según la presidencia.

Después de Ruanda, Macron viajará a Sudáfrica, donde mantendrá conversaciones con el presidente Cyril Ramaphosa sobre la lucha contra el covid-19 y su impacto en la economía mundial.