Cumbre de dirigentes de África Occidental sobre Malí

El coronel Assimi Goïta, el 18 de septiembre de 2020 en Bamako, Mali
El coronel Assimi Goïta, el 18 de septiembre de 2020 en Bamako, Mali MICHELE CATTANI AFP/Archivos
Anuncios

Accra (AFP)

Una decena de dirigentes de África Occidental se reunieron este domingo en Ghana para estudiar una respuesta al segundo golpe de Estado en Malí en nueve meses, durante una cumbre regional extraordinaria.

Entre los congregados se contaban los presidentes de Costa de Marfil, Alssane Outtara; de Nigeria, Muhammadu Buhari; o de Burkina Faso, Marc Christian Kabore, así como el coronel Assimi Goita, que ya es oficialmente el presidente de Malí y que llegó el sábado para unas consultas preliminares.

Los jefes de Estado, así como delegaciones de la Comunidad de Estados de África Occidental (CEDEAO), además de Goodluck Jonathan, expresidente nigeriano y mediador en esta crisis, se reunieron a las 15H00 (locales y GMT) para unas discusiones dedicadas exclusivamente a Malí.

Durante su discurso de apertura, el presidente de turno de la CEDEAO, el ghanés Nana Akufo-Addo, afirmó que había convocado la cumbre "ante la gravedad de los hechos" y reiteró "su compromiso en apoyar una transición pacífica en Malí y restaurar un gobierno democrático para garantizar la estabilidad del país y de la región".

El Tribunal Constitucional de Malí declaró este viernes al coronel Goita como presidente de transición del país, oficializando así el golpe de Estado que dio el lunes en este país crucial para la estabilidad del Sahel ante la propagación yihadista.

Pero ya venía siendo un hecho consumado desde el golpe de Estado de agosto de 2020, cuando Goita y un grupo de coroneles derrocaron al presidente Ibrahim Boubacar Keita después de meses de protestas en las calles. La junta, bajo presión internacional, tuvo que aceptar el nombramiento de un presidente civil y un primer ministro. Se comprometió a celebrar elecciones y a devolver el poder a los civiles después de una transición de 18 meses.

Sin embargo, la junta creó una vicepresidencia a medida para Goita y los coroneles colocaron a personas de confianza en los puestos clave.

El lunes el excomandante de batallón de fuerzas especiales ordenó el arresto del presidente y del primer ministro, garantes civiles de la transición. Al principio se dijo que había sido una destitución autoritaria y la versión oficial dada más tarde hablaba de dimisión.

Esto despierta dudas sobre la transición civil y la celebración de elecciones en 2022. La junta asegura que respetará la agenda pero que podría estar sujeta a vicisitudes.

El Tribunal Constitucional afirma que el coronel Goita presidirá la transición hasta el final

- Francia amenaza con retirarse -

El presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió por su parte, en una entrevista con el Journal du dimanche, que París "no se quedará al lado de un país donde ya no hay legitimidad democrática ni transición".

La CEDEAO redactó junto con la Unión Africana, la misión de la ONU en Mali (Minusma), Francia, Estados Unidos y otros países una declaración en la que rechaza "de antemano cualquier acto impuesto por coacción, incluidas las dimisiones forzadas".

Una misión de la CEDEAO enviada esta semana a Mali mencionó la posibilidad de sanciones. Francia y Estados Unidos también amenazan con imponerlas.

Tras el primer golpe de Estado, la CEDEAO suspendió a Mali de todos sus órganos de toma de decisiones, cerró las fronteras de sus Estados miembros y detuvo los intercambios financieros y comerciales con el país, con la excepción de los productos básicos.

Pero levantó las sanciones para no castigar a la población cuando la junta parecía plegarse a sus exigencias.