Participante de invasión al Capitolio de EEUU se declara culpable en acuerdo con Justicia

Manifestantes pro-Trump frente al Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos, antes de una invasión masiva al recinto, el 6 de enero de 2021
Manifestantes pro-Trump frente al Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos, antes de una invasión masiva al recinto, el 6 de enero de 2021 ALEX EDELMAN AFP/Archivos
Anuncios

Washington (AFP)

Un estadounidense acusado de participar en la invasión al Capitolio, sede del Congreso, se declaró culpable ante un juez de Washington el miércoles, convirtiéndose en el segundo participante en el incidente en llegar a un acuerdo con los fiscales.

Junto a cientos de partidarios del expresidente republicano Donald Trump, Paul Hodgkins, de 38 años, ingresó violentamente al Capitolio el 6 de enero, cuando legisladores estaban en pleno proceso de certificación de la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales.

En las fotos adjuntas a la causa, se ve a este hombre de pelo largo en la Cámara del Senado con lo que parece un pasamontañas alrededor del cuello y una gran bandera de campaña con el nombre del magnate republicano.

Detenido el 16 de febrero tras investigaciones de inteligencia, el acusado debió enfrentar cinco cargos.

"Aceptaré la oferta de los fiscales y me declararé culpable del cargo número uno", dijo el miércoles en una audiencia ante un tribunal federal en Washington.

El juez explicó que, dependiendo del nivel de la sentencia y en ausencia de antecedentes, probablemente sería pasible de una condena de entre 15 y 21 meses de prisión.

A cambio de su admisión de culpabilidad, se retiran los cargos restantes y no tendrá que enfrentarse a un juicio con participación de jurado.

Hace un mes, otro participante de la invasión, Jon Schaffer, también acordó declararse culpable y cooperar con los investigadores contra el pequeño grupo de extrema derecha Oath Keepers, del que fue miembro fundador, a cambio de una pena más leve.

Pero son los únicos, entre más de 400 personas acusadas, que han llegado a acuerdos casi cinco meses después de la violencia que sacudió a la democracia estadounidense.