En el norte de Irak, los bombardeos turcos provocan un éxodo de habitantes

Un hombre habla con agentes de seguridad durante una protesta de kurdos iraquíes en Suleimaniya, el 5 de junio de 2021, en el norte de Irak
Un hombre habla con agentes de seguridad durante una protesta de kurdos iraquíes en Suleimaniya, el 5 de junio de 2021, en el norte de Irak Shwan Mohammed AFP/Archivos
Anuncios

Suleimaniya (Irak) (AFP)

En un bonito día de mayo, Yohanna Khouchfa juntó sus 200 corderos e hizo las maletas con los 120 habitantes de su pueblo en Kurdistán, espantados por los drones turcos que persiguen en el país vecino a kurdos separatistas del PKK.

"La metralla de los obuses destruyó nuestras ventanas y nuestros muebles", explicó a la AFP el alcalde de Jelki, un pueblo en el área de Amadiya, a 17 km de la frontera con Turquía.

"Tememos por nuestras vidas y nos hemos marchado", añadió este irakí de 71 años, contactado por teléfono dado que la zona fronteriza es peligrosa tanto para periodistas como para observadores independientes.

Desde que Turquía lanzó el 23 de abril una nueva ofensiva aérea y a veces terrestre en el norte de Irak, base de retaguardia del grupo Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), tres personas murieron y otras cuatro resultaron heridas.

Uno de los fallecidos, según el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, era un comandante del PKK, organización considerada "terrorista" por Ankara y sus aliados, que libra desde 1984 una sangrienta guerrilla que ha dejado más de 40.000 muertos.

Además, 300 familias, unas 1.500 personas, abandonaron sus casas, según el ministerio iraquí de Desplazados.

- Sin planes de vuelta -

Algunos lo hicieron ya hace tiempo, como Berqi Islam, huido en 2017 de Chiladzi, localidad cercana a Turquía donde su hermano murió por un bombardeo turco.

Con las tierras agrícolas familiares quemadas por la enésima campaña turca y sin indemnización de las autoridades kurdas o federales iraquíes, todavía no ha vuelto.

Tampoco las miles de familias yazidíes huidas en 2014 de la barbarie del yihadista Estado Islámico y ahora asustadas de volver a su originaria Sinyar (noroeste de Irak) por miedo a disparos turcos.

#photo1

Si desde 1992 Ankara se dice determinada a acabar con el PKK, ahora Erdogan redobló sus esfuerzos y prometió "la erradicación total de la amenaza terrorista (...) a lo largo de toda la frontera sur".

Erdogan "ha desplazado del territorio turco al territorio iraquí el combate contra el PKK", afirmó a la AFP Aykan Erdemir, especialista de la cuestión kurdoturca y exdiputado opositor en Turquía.

Incapaces de acabar ellos con el PKK, Bagdad e Irbil, capital del Kurdistán iraquí y aliado de Ankara, parecen haber aceptado esta situación de modo que la presencia turca en la región se está volviendo "permanente", dice Erdemir.

Todavía enfrentado a células clandestinas del grupo EI y regularmente desbordado por combatientes chiitas pro-Irán, Irak "no dispone de ningún medio de presión sobre el PKK para hacerlo marchar" y "delega en otro actor regional", explicó Adel Bakawan, director del Centro francés de investigación sobre Irak (CFRI).

Y sus vecinos del norte no se esconden: a principios de mayo, su ministro de Defensa visitó las tropas apostadas en Irak, en una decena de bases y otras posiciones militares que construyen desde hace un cuarto de siglo y son ilegales según el derecho iraquí.

"Bagdad dijo que limpiaría la región. Nosotros decimos +Vale+, pero también decimos que nuestro combate continuará hasta que el último terrorista sea neutralizado", argumenta el ministro Hulusi Akar.

- "Crimen ambiental" -

Las repetidas convocatorias del embajador turco desde Bagdad no frenan la lluvia de bombas, que ya han arrasado un 2,5% de los bosques de Irak, "un crimen ambiental inhumano" para su presidente Barham Saleh.

Sus incursiones son cada vez más profundas, "sobre 10, 15 o 20 kilómetros", indicó a la AFP Rivink Mohammed, diputado de la mayoría en el Parlamento kurdo, él mismo originario de Amadiya.

#photo2

"Hasta esta última campaña, las fuerzas turcas entraban por los puestos fronterizos. Ahora, ellas disponen sus propias vías de circulación para evitar los pasos oficiales", ahondó su colega de la oposición Ali Saleh.

El PKK acusa a Turquía de querer repetir en Irak su maniobra en Siria desde 2016, con tres ofensivas militares que le permitieron controlar un territorio de más de 2.000 km2 en el norte del país.

En el Kurdistán iraquí, Ankara podría aprovecharse del vacío de poder real para frustrar el proyecto de un gran Kurdistán entre Siria, Irak, Irán y Turquía.

"Estos ataques estratégicos buscan ocupar zonas kurdas para cortar los contactos entre kurdos y crear un cordón de seguridad", afirmó a la AFP Zagros Hiwa, portavoz del PKK.