Palestinos exigen la dimisión de Mahmud Abas en Ramala

Ramala (Territorios Palestinos) (AFP) –

Anuncios

Centenares de palestinos reclamaron la dimisión del presidente Mahmud Abas en una manifestación celebrada en Cisjordania este sábado, a raíz de la muerte de un activista el mes pasado.

Los familiares de Nizar Banat, que murió después de que las fuerzas de seguridad palestinas irrumpieran en su domicilio y lo arrestaran violentamente, encabezaban la manifestación en Ramala, donde está radicada la Autoridad Palestina que preside Abas.

Tanto la madre de Banat como muchos manifestantes portaban retratos del activista, que solía denunciar la supuesta corrupción de la Autoridad Palestina. Otros llevaban una gran pancarta que rezaba "Abas, vete", observó un periodista de la AFP.

"Esta marcha es un mensaje de lealtad a Nizar Banat y para las autoridades, que deben llevar ante la justicia a los responsables de su muerte", declaró a la AFP Hassan Khreishah, exjefe del Consejo Legislativo Palestino.

La policía palestina y fuerzas de seguridad acordonaron las calles que conducen a la oficina de Mahmud Abas.

Entretanto, en Hebrón, Fatah, su partido, convocó una manifestación de apoyo al líder palestino.

El deceso de Banat el pasado 24 de junio dio lugar a días de protestas en Cisjordania ocupada y suscitó una fuerte indignación a nivel internacional.

El militante, de 43 años, se había presentado candidato para las elecciones parlamentarias palestinas que debían celebrarse en mayo, pero que Abas decidió postergar indefinidamente.

Según la autopsia, recibió golpes en la cabeza, el pecho, el cuello, las piernas y las manos. Pasó menos de una hora desde que fue detenido hasta que murió.

El lunes, la familia de Banat afirmó que rechazaría las conclusiones de una investigación oficial y pidió una internacional.

El enviado especial de Naciones Unidas para Oriente Medio, Tor Wennesland, afirmó que los "autores [de la muerte de Banat] deben ser llevados ante la justicia" y la Unión Europea (UE) exigió una "investigación completa, independiente y transparente".

Estados Unidos indicó que está "sumamente preocupado" por la muerte y también pidió que se investigue.