Los talibanes se hacen con un distrito clave en Kandahar

Kandahar (Afganistán) (AFP) –

Anuncios

Los talibanes tomaron el control de un distrito clave en su antiguo bastión de Kandahar tras una cruenta batalla nocturna con el ejército de Afganistán, indicaron este domingo autoridades locales.

Se trata del último avance de las tropas insurgentes que, aprovechando el inicio de la retirada definitiva de Estados Unidos, ha lanzado múltiples ofensivas para ganar terreno a las fuerzas del gobierno afgano, especialmente en zonas rurales.

Ambos bandos han batallado intensamente en los últimos años por el control del distrito de Panjwai, en el sur de la provincia de Kandahar, muy codiciado por los insurgentes por su proximidad a la ciudad de Kandahar, la capital provincial.

Esta zona vio nacer el movimiento de los tablibanes, que terminó imponiendo en Afganistán una rigurosa versión de la ley islámica, la sharía, hasta su caída en 2001 por la invasión liderada por Estados Unidos.

El gobernador del distrito de Panjwai indicó que tras combates nocturnos entre ambos bandos, las fuerzas del gobierno abandonaron el área.

"Los talibanes capturaron la sede policial del distrito y el edificio de oficinas del gobernador", dijo a la AFP.

El jefe del consejo provincial de Kandahar, Jan Khakriwal, confirmó la caída de Panjwai pero acusó a las fuerzas gubernamentales de "retirarse intencionadamente".

Este avance de las fuerzas insurgentes se produce apenas dos días después de que las tropas estadounidenses y de la OTAN abandonaran la base aérea de Bagram, cerca de Kabul, desde donde manejaron durante dos décadas las operaciones contra los talibanes y sus aliados de Al Qaeda.

Coincidiendo con la marcha del ejército de Estados Unidos de Afganistán, que debe finalizar a finales de agosto, los combates se intensificaron en las últimas semanas en varias provincias.

Los talibanes aseguran dominar ya más de cien de los 400 distritos del país.

El gobierno cuestiona esta cifra pero reconoce haberse retirado de algunos distritos.

Es muy difícil verificar independientemente estas afirmaciones.

La marcha de las tropas extranjeras de la base de Bagram, de gran importancia simbólica pero también militar porque brindaba apoyo aéreo a las fuerzas gubernamentales, incrementó el temor de que los talibanes aceleren su ofensiva.

Las autoridades de Afganistán que tomaron el control de la base aseguran que la usarán para luchar contra los insurgentes y que ya han reactivado su sistema de radar.