La central nuclear iraní de Bushehr reanuda operaciones

Teherán (AFP) –

Anuncios

La central nuclear de Bushehr, la única de Irán, reanudó sus operaciones dos semanas después de suspenderlas, anunció este lunes su director, en un contexto de cortes de electricidad en Teherán y en muchas ciudades del país.

"El defecto técnico [de la central] ha quedado resuelto" y la producción de electricidad se reanudó desde el domingo", declaró a la agencia iraní Isna Mahmud Jafari, también director adjunto de la Organización Iraní de Energía Atómica (OIEA).

Bushehr es un puerto del Golfo más cercano a las capitales de varias monarquíes de la península arábiga que de Teherán, razón por la que esta central, construida en zona de numerosos terremotos preocupa a estos países.

En la noche del 20 de junio, la OIEA anunció el cese temporal de la central y su desconexión de la red eléctrica nacional alegando un "fallo técnico", pero sin precisar su naturaleza.

La organización había anunciado dos días después un "problema técnico observado en el generador" de la unidad y prometió solucionarlo "lo antes posible".

Por su parte, el portavoz de Relaciones Exteriores, Said Khatibzdeh, dijo que la parada estaba prevista "para unos días debido a un fallo técnico o por razones técnicas", y la describió como "algo rutinario en el ámbito de las centrales nucleares".

La reanudación de las operaciones en Bushehr se produce en un momento en el que la capital, Teherán, y muchas ciudades de Irán están sufriendo cortes de electricidad relacionados entre otros con un consumo récord, según las autoridades.

- "Sin precedentes"-

El portavoz de la compañía nacional de distribución de electricidad, citado por la agencia oficial Irna, se disculpó el lunes por los cortes del día anterior.

Mostafa Rajabi-Machhadi advirtió que el consumo de electricidad había alcanzado los 65.900 MW, lo que, según él, "no tiene precedentes en la industria eléctrica de Irán".

Sin embargo, la "producción de electricidad de las centrales hidroeléctricas y térmicas" de Irán "no supera los 55.000 MW en total", añadió.

Según un reciente informe del gobierno, los iraníes podrían sufrir restricciones de agua en los próximos meses debido a las escasas precipitaciones de los últimos meses.

La central de Bushehr, con un reactor de 1.000 MW, fue construida por Rusia y se entregó oficialmente en septiembre de 2013, tras años de retraso.

El 29 de marzo, Jafari había dicho que la OIEA tenía problemas para "suministrar ciertos productos o servicios necesarios" para el buen funcionamiento de la planta debido a las sanciones de Estados Unidos que aíslan a Irán del sistema financiero internacional.

El cierre de Bushehr podría tener relación con las conversaciones en curso desde abril en Viena para salvar el acuerdo internacional de 2015 sobre el programa nuclear iraní, incluyendo el regreso de Estados Unidos al pacto.

El acuerdo ofrece a Teherán un alivio de las sanciones occidentales y de la ONU a cambio de su compromiso de no dotarse de armas atómicas y de reducir drásticamente su programa nuclear, bajo estricto control de la ONU.

Pero el pacto fue torpedeado en 2018 por la decisión del expresidente Donald Trump de retirarse del mismo y restablecer las sanciones de Estados Unidos.

En respuesta a las sanciones, Irán ha abandonado la mayoría de las salvaguardias sobre sus actividades nucleares que había aceptado en el acuerdo.

Irán, situado en el cruce de varias placas tectónicas y atravesado por varias fallas, es también una zona de gran actividad sísmica.

Los países árabes vecinos del Golfo han expresado a menudo su preocupación por la fiabilidad de la central de Bushehr y el riesgo de que se produzcan fugas radiactivas en caso de un gran terremoto.