Egipto y Sudán rechazan que Etiopía siga llenando una polémica represa en el Nilo

El Cairo (AFP) –

Anuncios

Egipto y Sudán rechazaron la decisión de Etiopía de empezar sin acuerdo la segunda fase de llenado de su controvertida represa del Nilo, aumentando las tensiones antes de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU prevista el jueves.

La llamada Gran Represa del Renacimiento Etíope (GERD), construida por Etiopía aguas arriba del Nilo, es desde hace tiempo objeto de conflicto con Egipto y Sudán, que temen por sus recursos hídricos.

El ministro egipcio de Irrigación, Mohamed Abdel Atti, anunció en la noche del lunes al martes que había sido informado por Etiopía de que la segunda fase de llenado había comenzado.

Antes de la reunión del Consejo de Seguridad del jueves, el ministro egipcio de Relaciones Exteriores, Sameh Shukri, se reunió con su homóloga sudanesa, Mariam al-Mahdi, en Nueva York.

En un comunicado, ambos expresaron su "estricto rechazo" a la iniciativa de Etiopía de llenarla y pidieron al Consejo de Seguridad que "apoye su posición sobre un acuerdo vinculante para llenar y operar la represa".

Egipto "rechaza firmemente esta medida unilateral", dijo Abdel Aty en un comunicado.

El inicio de la segunda fase de llenado "representa una violación de las leyes y normas internacionales que regulan los proyectos de construcción en las cuencas compartidas de los ríos internacionales", añadió.

- Necesidades energéticas -

En Adís Abeba, las oficinas del primer ministro etíope Abiy Ahmed y del ministro de Irrigación, Seleshi Bekele, no respondieron de inmediato a preguntas de la AFP.

#photo1

Sin embargo un funcionario etíope que no quiso identificarse dijo que el llenado se haría "en julio y agosto". Según Etiopía, añadir agua a la represa es un proceso natural, especialmente durante la temporada de lluvias de verano.

El Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse el jueves para tratar la cuestión a petición de Túnez, miembro no permanente del Consejo y representante del mundo árabe, en nombre de Egipto y Sudán. Etiopía se opone a la reunión, pero se espera que asista.

Etiopía, que dijo haber llevado a cabo la primera fase de llenado a mediados de 2020, anunció recientemente que procedería en julio con la segunda fase, con o sin acuerdo. Según el país la represa es vital para satisfacer las necesidades energéticas de sus 110 millones de habitantes.

Sudán espera por su parte que la represa sirva para regular sus inundaciones anuales, pero teme los efectos adversos si no hay acuerdo, y Egipto, que depende del río para el 97% de su suministro de agua, la ve como una amenaza para sus recursos.

La megapresa, con una capacidad total de 74.000 millones de m3 de agua, empezó a construirse en 2011 en el noroeste de Etiopía, cerca de la frontera con Sudán, en el Nilo Azul, que se une al Nilo Blanco en Jartum para formar el Nilo.

Tiene una capacidad de generación de energía anunciada de casi 6.500 megavatios y podría convertirse en la mayor presa hidroeléctrica de África.