El juicio contra el expresidente sudafricano Zuma se retomará el 10 de agosto

Johannesburgo (AFP) –

Anuncios

El proceso por corrupción contra el expresidente sudafricano Jacob Zuma, cuyo reciente encarcelamiento desencadenó una ola de violencia en el país, se retomará el próximo 10 de agosto, indicó el tribunal de Pietermaritzburgo (este) este martes en una audiencia virtual.

"El proceso fue pospuesto al 10 hasta el 13 de agosto", declaró el juez Piet Koen.

El juicio había arrancado de nuevo este lunes pero los abogados de Zuma pidieron su aplazamiento para hacerlo presencial, alegando que, al ser audiencias telemáticas, su cliente se veía privado de derechos constitucionales como poder consultar con su defensa.

"Las partes están invitadas a elaborar una lista de argumentos" sobre esta cuestión hasta la reanudación en agosto, indicó el juez.

La fundación Zuma celebró esta decisión y afirmó que "no puede haber ninguna audiencia penal virtual en ausencia del acusado que, de este modo, no puede consultar con sus abogados".

Numerosos juicios en Sudáfrica se desarrollan virtualmente estas últimas semanas debido a las restricciones impuestas en una mortífera tercera ola del coronavirus.

En este caso, sin embargo, la acusación esgrimió que la virtualidad de las audiencias buscaba evitar "perturbaciones" tras una semana de violencia y disturbios en el país que dejó 215 muertes.

El estallido social comenzó después del encarcelamiento del expresidente por una condena a 15 meses de prisión en otra causa judicial.

Los seguidores de Zuma están acusados de haber fomentado el caos de los últimos días. El presidente Cyril Ramaphosa aseguró que habían sido actos "planificados" que buscaban una "insurrección" en el país.

En un caso cuyos inicios se remontan a dos décadas atrás, Zuma debe responder por 16 acusaciones de fraude, corrupción y extorsión vinculadas a la compra en 1999 de material militar a cinco compañías de armamento europeas, en su época como vicepresidente.

Está acusado de haberse embolsado más de cuatro millones de rands (unos 275.000 dólares en la tasa de cambio actual), en parte del grupo francés Thales que era una de las empresas beneficiarias de un jugoso contrato valorado en alrededor de 3.300 millones de dólares.

El gigante francés de armamento también está inculpado por corrupción y blanqueo. Tanto Zuma como Thales niegan las acusaciones.