Siete hombres condenados en Hong Kong por agredir a manifestantes prodemocracia

Partidarios de siete hombres condenados por agredir a manifestentes prodemocracia manifiestan frente al tribunal del distrito de Wanchai de Hong Kong el 22 de julio de 2021
Partidarios de siete hombres condenados por agredir a manifestentes prodemocracia manifiestan frente al tribunal del distrito de Wanchai de Hong Kong el 22 de julio de 2021 ISAAC LAWRENCE AFP
Anuncios

Hong Kong (AFP)

Siete partidarios del gobierno de Hong Kong que agredieren a militantes prodemocracia en una estación de metro en 2019 fueron condenados con penas de cárcel este jueves por un tribunal que denunció un "ataque indiscriminado".

Las penas van de tres años y nueve meses hasta siete años de cárcel.

El 21 de julio de 2019, hombres vestidos con camisetas blancas entraron en la estación de metro de Yuen Long (noroeste) y atacaron a la gente que había participado en una manifestación favorable a la democracia.

Esa violenta agresión y la pasividad de la policía, constituyeron un punto de inflexión en la inmensa movilización popular de 2019, ya que fortaleció la determinación de los manifestantes y, sobre todo, reforzó su desconfianza hacia las autoridades de Hong Kong y las fuerzas de seguridad.

El juez Eddie Yip consideró que este grupo había "perdido colectivamente la cabeza" y que las duras penas estaban justificadas por el trauma causado a las víctimas y "el terror extremo que sintieron los habitantes".

Tras la lectura del veredicto, los partidarios de los acusados insultaron al juez.

Un hombre que ondeaba una bandera china gritó repetidamente "juez perro" mientras salía de la sala del tribunal.

El 21 de julio de 2019, más de un centenar de hombres atacaron a los manifestantes, pero también a periodistas y usuarios del metro.

Cerca de 50 personas fueron hospitalizadas tras el ataque.

Este estallido de violencia fue filmado y transmitido en vivo por las redes sociales.

Posteriormente, la policía confirmó que algunos de los atacantes estaban vinculados a las triadas, organizaciones criminales chinas.

El ataque también fue un desastre de relaciones públicas para el ejecutivo de Hong Kong ya que se difundieron fotos que mostraban a policías hablando con esos hombres vestidos de blanco y armados con palos antes de dejarlos en libertad.

Hong Kong fue durante varios meses de 2019 escenario de manifestaciones casi diarias y en ocasiones violentas para denunciar el declive de las libertades en la ciudad y la creciente injerencia de Pekín en los asuntos de la excolonia británica.