Toque de queda nocturno en la capital económica de Vietnam, que lucha contra el covid-19

Hanói (AFP) –

Anuncios

Más de 10 millones de residentes de Ciudad Ho Chi Minh deberán someterse a un estricto toque de queda nocturno a partir de este lunes, una medida inédita destinada a frenar el aumento de contagios de covid-19 en Vietnam.

Aunque Vietnam logró contener los brotes de coronavirus el año pasado, estos días está registrando aumentos récord de infecciones y decesos, causados sobre todo por la variante Delta, altamente contagiosa.

Las principales zonas afectadas son las localidades industriales del norte y Ciudad Ho Chi Minh, en el sur.

Las autoridades han restringido los movimientos en la capital económica del país desde hace más de dos meses, e impusieron un confinamiento a principios de julio. Los habitantes solo pueden salir de casa para emergencias médicas y para comprar comida.

Pero, a partir de este lunes, entrará en vigor una ordenanza que obligará a quedarse en casa desde las 18H00 a las 06H00, aunque las autoridades rechazaron calificar la medida de "toque de queda". De momento, no se anunció hasta cuándo regirá la orden.

"Se necesitará reforzar la legislación local para redoblar las patrullas... e imponer multas apropiadas a los infractores, incluso detenciones en casos de resistencia", declaró el alcalde de Ciudad Ho Chi Minh, Nguyen Thanh Phong, según medios nacionales públicos.

Se suspendieron casi todas las conexiones de transporte público con la ciudad, y se pidió a los trabajadores procedentes de ese municipio que se sometan a una cuarentena obligatoria durante al menos dos semanas.

Actualmente, más de un tercio de los 100 millones de habitantes de Vietnam están confinados, incluyendo a los de la capital, Hanói (norte).

#photo1

El lunes, los militares recorrieron los principales bulevares de la capital, rociando desinfectante. Según dijo un oficial a la AFP, esta campaña se prolongará al menos tres días más.

La economía de Vietnam fue una de las pocas que creció el año pasado gracias a su éxito en contener la primera ola de la pandemia.

Pero el país del sudeste asiático ha tardado en vacunar, con solo unos 4,7 millones de dosis administradas hasta ahora.