Tercer día de protestas frente al gigante inmobiliario chino Evergrande

Manifestantes protestan por tercer día consecutivo frente a la sede en Shenzhen (China) del gigante inmobiliario Evergrande, al borde del colapso, el 15 de septiembre de 2021
Manifestantes protestan por tercer día consecutivo frente a la sede en Shenzhen (China) del gigante inmobiliario Evergrande, al borde del colapso, el 15 de septiembre de 2021 Noel Celis AFP
Anuncios

Shenzhen (China) (AFP)

Manifestantes se congregaron por tercer día consecutivo frente a la sede en Shenzhen (sureste de China) del tambaleante gigante inmobiliario chino Evergrande, que ha ofrecido plazas de aparcamiento o propiedades a los inversores que piden el reembolso de su dinero.

La mastodóntica empresa ha reconocido que puede no ser capaz de asumir sus obligaciones, superiores a 300.000 millones de dólares, lo que genera el temor entre compradores, inversores y contratistas de una quiebra que tendría repercusiones en la segunda economía mundial.

Unos 60 manifestantes volvieron a reunirse frente a la sede central de Evergrande y se espera que lleguen más a lo largo del día. Entre ellos había compradores de viviendas en construcción que ya habían avanzado su dinero y temen que el inmueble no termine entregándose.

El grupo rodeó a un hombre que parecía ser representante de la compañía y cantó "Evergrande, devuélvenos nuestro dinero". Una mujer lloraba desesperada sentada en el suelo frente al edificio.

Aunque se encontraron una fuerte presencia policial, el grupo no quiso dispersarse, furioso especialmente después de que Evergrande aparentemente les ofreciera saldar su deuda con promesas de supuestas propiedades, aparcamientos o unidades de almacenaje.

"Nos han ofrecido tiendas, guarderías, plazas de aparcamiento (...) pero no podemos usarlas. Ninguno de nosotros acepta eso", dijo una imagen que solo quiso dar su apellido, Wang, y aseguró que su empresa financiera está sufriendo debido a las deudas impagadas del promotor inmobiliario.

El promotor inmobiliario, que cotiza en la bolsa de Hong Kong, se ahoga en una montaña de obligaciones superior a los 300.000 millones de dólares después de años de endeudamiento para financiar un crecimiento trepidante.

El martes reconoció encontrarse bajo "enorme presión", pero el grupo descarta en todo momento el escenario de una quiebra.

Evergrande es una de las mayores empresas privadas de China y uno de los líderes internacionales en la promoción inmobiliaria.

"Una quiebra de Evergrande podría dañar la confianza de los consumidores si afecta a los depósitos pagados por los hogares para casas que todavía no han sido completadas, pero asumimos que el gobierno actuará para protegerlos", dijo la agencia de calificación Fitch en una nota este miércoles.