Irak

Atentados en Bagdad causan más de medio centenar de muertos

Una habitante que vive cerca del lugar donde explotaron las bombas.
Una habitante que vive cerca del lugar donde explotaron las bombas. REUTERS/Stringer

Al menos 57 personas murieron en una ola de atentados en Bagdad este jueves 22 de diciembre de 2011. Estos ataques constituyen el primer estallido de violencia en Irak desde que se desató una grave crisis política tras la partida de fuerzas militares de Estados Unidos. Un vicepresidente sunita ha sido acusado de apoyar atentados terroristas.

Anuncios

En un ataque coordinado, unas diez bombas estallaron al inicio de la mañana, en horario de intenso tránsito, en diferentes barrios de la capital, dejando un saldo de por lo menos 57 muertos y 176 heridos, de acuerdo con un conteo del Ministerio de la Salud.

Los atentados se produjeron en los barrios Bab al Muatham, Karrada y Allaui en el centro de la capital, en Adhamiyah, Shuala y Shaab (norte), en Jadriyah en el este y en Al Amil en el sur, precisaron los responsables.

Los ataques iban dirigidos contra "escuelas, trabajadores, y la agencia anticorrupción", dijo el general Qasim Atta, vocero del sistema de seguridad de Bagdad que consideró prematuro señalar sospechosos. 

Se trata del primer estallido de violencia desde el inicio de la crisis política que amenaza la frágil tregua entre las diferentes fuerzas del país y hace encender los temores de un conflicto confesional, apenas días después de la salida de tropas estadounidenses.

En los últimos cinco días se emitió una orden de arresto contra el vicepresidente sunita Tarek al Hashemi, el jefe del gobierno pidió el cese del viceprimer ministro sunita, y el bloque parlamentario Iraqiya, apoyado por los sunitas, decidió boicotear la Asamblea y el gobierno.

Iraqiya, segundo mayor grupo parlamentario detrás de la coalición chiita Alianza Nacional, denunció la "dictadura" del primer ministro Nuri al Maliki, un chiita. Uno de sus miembros, el viceprimer ministro Saleh Mutlak, calificó a Nuri al Maliki de "dictador peor que Sadam Husein".

Maliki llamó a las autoridades de la región autónoma del Kurdistán (norte) a entregar a la justicia al vicepresidente Hashemi, y amenazó con sustituir a los ministros pertenecientes a Iraqiya si persisten en boicotear el gobierno de unión nacional.

El vicepresidente es sospechoso de haber financiado y apoyado atentados efectuados por sus guardaespaldas. Hashemi ha negado con vehemencia los cargos y adelantó que estaba dispuesto a ser sometido a juicio, con la condición de que el proceso se lleve adelante en la región autónoma kurda, donde se encuentra actualmente.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas