Siria

El ejército y el Hezbolá controlan el bastión rebelde de Quseir

Miembros del ejército sirio.
Miembros del ejército sirio. REUTERS/ Rami Bleible

La localidad de Quseir, bajo control rebelde desde hace 18 meses, cayó este 5 de junio en manos del ejército sirio y de los combatientes del Hezbolá libanés, informaron fuentes del gobierno y la oposición. Irán se congratuló por lo que llamó una ‘victoria frente a los terroristas’.

Anuncios

El ejército sirio prometió este miércoles “aplastar” a los rebeldes en todo Siria, después de que la estratégica ciudad de Quseir cayera gracias al apoyo de miembros del Hezbolah libanés en violentos combates que duraron casi tres semanas.

La ofensiva incluyó intensos bombardeos, disparos de tanques y combates en las calles. Una red de militantes opositores admitió que los rebeldes habían “perdido” la batalla de Quseir.

Es una gran pérdida para la rebelión que se explica en buena parte por la fuerte implicación del Hezbolah. Los grupos rebeldes se retiraron hacia otras zonas debido a la carencia de municiones, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Ambos bandos habrían registrado numerosas pérdidas.

La televisión oficial siria informó por su parte que el ejército sirio había tomado el control “total” de la región. También indicó que hubo numerosos combatientes muertos y arrestados. La ciudad de Quseir, situada cerca de la frontera libanesa, se convirtió en un emblema, tanto para el régimen como para los rebeldes porque es un punto estratégico que une a Damasco con el litoral del país.

Irán ha sido uno de los primeros países en congratularse este miércoles por la caída del bastión rebelde de Quseir a manos del ejército sirio y del Hezbolá libanés, movimiento chií apoyado por Teherán. El gobierno iraní se felicitó por “la victoria del ejército y del pueblo sirios contra los terroristas takfiris” (término utilizado para referirse a los extremistas sunitas), de acuerdo con una declaración del viceministro de Relaciones Exteriores a la agencia oficial Irna. .

La caída de Quseir en manos de los soldados sirios y el Hezbolah coincide con las acusaciones de Francia de que el régimen sirio utilizó armas químicas, lo que podría modificar, según París, la política de la comunidad internacional hacia ese país.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas