Beirut lanza advertencia inédita a Damasco tras ataque sirio

El presidente libanés Michel Sleimane.
El presidente libanés Michel Sleimane. REUTERS/Dalati Nohra/Handout

El ejército libanés amenazó este 12 de junio con responder en caso de un nuevo ataque en su territorio luego de que un helicóptero del ejército sirio lanzara dos bombas contra una localidad libanesa. Hasta hace poco los dos ejércitos eran un modelo de cooperación para los países árabes.  

Anuncios

Un nuevo desbordamiento del conflicto en Siria tuvo lugar este miércoles luego de que un helicóptero del ejército de ese país disparara dos bombas contra Aarsal, una localidad libanesa que apoya la rebelión que lucha contra el régimen de Bachar el Assad. El incidente, en el que una persona resultó herida, dio pie a la publicación de un comunicado por parte del ejército libanés.

“Se han tomado las medidas defensivas necesarias para responder de inmediato a toda violación similar”, indicó el ejército libanés en una advertencia inédita en la historia reciente de los dos países, cuya cooperación en el área militar siempre había sido considerada como un modelo para la región. Por su parte, el presidente libanés, Michel Sleimane, denunció una “violación de la soberanía” de su país que se reserva el derecho de “tomar las medidas para defenderse” y de llevar el caso ante la ONU y la Liga Árabe.

Estados Unidos condenó por su parte, “en los términos más firmes”, este ataque, que tilda de provocación “inaceptable”. La zona alcanzada está poco habitada, dijo un responsable de la seguridad libanés, que no dio más precisiones sobre daños o víctimas.

Por otra parte, según vídeos difundidos por el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), con sede en el Reino Unido, rebeldes islamistas sunitas celebraron la muerte de unos 60 chiitas, en su mayoría combatientes favorables al régimen de Bashar al Asad, y el incendio de sus casas en el este de Siria.

Siria es un país de mayoría sunita, gobernado desde hace más de 40 años por el clan Asad, que pertenece a la minoría alauita, una rama del chiismo. Los rebeldes son mayoritariamente sunitas. El cariz confesional del conflicto, que ha dejado más de 94.000 muertos desde marzo de 2011, se ha exacerbado con la participación del Hezbolá chiita libanés al lado de los hombres del régimen, que cuenta con el apoyo del Irán chiita.
 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas