Saltar al contenido principal
Israel

Netanyahu forma un gobierno frágil y radicalizado

Texto por: RFI
2 min

El primer ministro israelí arrancó a último momento un acuerdo con las formaciones nacionalistas y religiosas para gobernar. La mayoría pende de un hilo, con apenas 61 de los 120 diputados. La Organización para la Liberación Palestina (OLP) denuncia “un gobierno de guerra”.

Anuncios

Noventa minutos antes de la expiración del plazo oficial para formar gobierno, Benjamin Netanyahu selló este miércoles una alianza con el partido ultranacionalista Hogar Judío, de Naftali Bennett.

Este cuarto gobierno dirigido por el líder derechista se apoya también en el partido de los ultraortodoxos Judaísmo Unificado de la Torá y Shass, y con el partido de centroderecha Kulanu.

Las concesiones a las que Netanyahu ha debido resignarse tras las renuncia 24 horas antes de su canciller Avigdor Lieberman son considerables, sobre todo para con un rival personal, Naftali Bennett, quien obtiene tres ministerios clave, comisiones ministeriales y un presupuesto consecuente para desarrollar asentamientos.

Al mismo tiempo, la mayoría, que aglutina a 61 de los 120 diputados del Parlamento es precaria: una sola deserción significaría la caída del gobierno.

Por lo pronto, el anuncio del gabinete más religioso y pro colonización que surgiera alguna vez en Israel fue rechazado por las autoridades palestinas.

El alto responsable palestino Saeb Erakat consideró este jueves que la coalición formada in extremis por Benjamin Netanyahu "es un gobierno de unión por la guerra y contra la paz y la estabilidad en nuestra región”.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.