Siria/Irak

La ofensiva contra el Estado Islámico acentúa la presión a los civiles

Un niño sirio monta en bicicleta en un barrio del Viejo Alepo en manos de los rebeldes. Siria, este 5 de mayo de 2016.
Un niño sirio monta en bicicleta en un barrio del Viejo Alepo en manos de los rebeldes. Siria, este 5 de mayo de 2016. REUTERS/Abdalrhman Ismail
Texto por: RFI
2 min

Miles de civiles intentaban este sábado ponerse a salvo tras un ataque del estado Islámico en la provincia de Alepo, Siria. A su vez, el grupo yihadista es blanco de la ofensiva que desde el pasado martes lanzaron tropas arabo-kurdas, apoyadas por Estados Unidos, en la vecina provincia de Raqa. Al otro lado de la frontera, en Irak, los habitantes de Faluya intentaban escapar de los yihadistas, debilitados por los bombardeos de la coalición.

Anuncios

De acuerdo con la ONU, unas 165 000 personas están amenazadas en la provincia de Alepo, próxima a la frontera con Turquia, por el avance de los yihadistas que la víspera conquistaron la localidad de Marea, a 30 kilómetros de Azaz, en el norte de Alepo. Stephen O’Brien, jefe de operaciones humanitarias de las Naciones Unidas, dijo que el total de civiles cercados por fuerzas del régimen o por diversos grupos armados en Siria supera las 592 000 personas. La provincia de Alepo semeja un rompecabezas en el que actúan innumerables protagonistas de la guerra en Siria.

En el vecino Irak centenas de civiles huyeron el viernes de la región de Faluya, donde fuerzas iraquíes apoyadas por Estados Unidos realizan desde el pasado lunes una gran operación para intentar recuperar esa ciudad, en poder de los yihadistas desde enero del 2014. El coronel Steve Warren, portavoz de la coalición declaró que se han realizado más de 20 bombardeos en cuatro días, que costaron la vida a más de 70 combatientes del EI, incluido Maher Al-Bilawi, comandante de los yihadistas en esa ciudad.

Entre 500 y 1 000 combatientes del EI tienen bajo control Faluya, donde aún viven unos 50 000 habitantes, utilizados como escudos humanos por el grupo terrorista. "La situación es cada día más crítica, los habitantes de barrios enteros fueron desplazados a la zona de combates sin salida alguna para que puedan escapar", dijo Nasr Musflahi, director del Consejo noruego para los refugiados de Irak. Por su parte la ONU precisió que los civiles carecen de alimentos, agua potable y medicamentos.

El Estado Islámico habría perdido "aproximadamente 45% del territorio que tenía en Irak", y "entre 16 y 20%" en Siria, estima el Pentágono.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas