Saltar al contenido principal
Siria

El régimen sirio avanza en Alepo

Combatientes pro régimen, en Alepo, el 25 noviembre de 2016.
Combatientes pro régimen, en Alepo, el 25 noviembre de 2016. GEORGE OURFALIAN / AFP
Texto por: RFI
3 min

La ciudad de Alepo es uno de los principales campos de batalla de la guerra civil en Siria, que en cinco años y medio ha dejado más de 300.000 muertos. El régimen sirio lanzó una vasta ofensiva para recuperar los barrios del este, que cayeron en manos de los rebeldes en 2012.

Anuncios

El ejército sirio culminó este lunes su ofensiva para dividir en dos el frente insurgente de Alepo. "Los rebeldes han perdido el control de todos los barrios del noreste de Alepo, y esta es su peor derrota desde que se apoderaron de la mitad de la ciudad en 2012", dijo el director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos OSDH, Rami Abdel Rahman.

El lunes, el ejército arrebató a los rebeldes los barrios de Sajur, Haydariya y Sheij Jodr, mientras que las fuerzas kurdas tomaron el de Sheij Fares. Las fuerzas kurdas no están oficialmente aliadas ni con Damasco ni con los rebeldes, pero la oposición les acusa de cooperar con el régimen para reconquistar Alepo.

Tras el inicio de la revuelta contra el presidente Bashar al Asad, en marzo de 2011, Alepo fue escenario de manifestaciones de estudiantes rápidamente disueltas por las fuerzas de seguridad.

En julio 2012, los rebeldes del Ejército Sirio Libre (ESL), integrado por civiles armados y desertores, penetraron en Alepo y se apoderaron de casi la mitad de la ciudad. En agosto de 2012, el ejército sirio lanzó una ofensiva terrestre y, por primera vez, aérea.

Alepo quedó entonces dividida entre sectores gubernamentales en el oeste, donde viven 1,2 millones de personas, y los barrios del este controlados por rebeldes, donde hay 250.000 habitantes.

El 1 de febrero de 2016, el régimen y sus aliados lanzaron una ofensiva contra los rebeldes en la provincia de Alepo. Entre julio y agosto, el ejército rodeó los barrios del este de Alepo, imponiendo un bloqueo que provocó escasez de alimentos y carburante.

El corte en la provisión de armas y municiones, el agotamiento de las reservas de víveres y el colapso de los centros sanitarios tras los últimos ataques han forzado el repliegue rebelde. Desde entonces, más de 250.000 civiles permanecen cercados en el este de Alepo, donde Naciones Unidas no ha podido hacer llegar convoyes con ayuda humanitaria.

Paralelamente, según el recuento del OSDH, desde que se inició la ofensiva del Ejército el 15 de noviembre, han muerto 225 civiles y más de 10.000 habitantes del este han huido del frente de combates. La mayoría de ellos se han pasado a la zona gubernamental o al área controlada por las milicias kurdas.

La ruptura de la tregua del pasado septiembre entre las fuerzas en conflicto confirmó la determinación del presidente Bachar el Asad de reconquistar Alepo a cualquier precio. Los misiles y los barriles bomba de su aviación han arrasado barrios enteros. Rusia niega estar involucrada en los bombardeos aéreos a Alepo, pero la oposición ha denunciado la participación de su aviación. Además del de Rusia, el Asad cuenta con el apoyo de centenares de combatientes chiíes de Irán (Guardianes Revolucionarios), del Líbano (Hezbolá) y de Irak (milicias).

De la ciudad floreciente y de su casco antiguo reputado en el mundo, sólo queda un paisaje desolador. Segunda ciudad del país con 2,5 millones de habitantes antes de la guerra, su población cayó a casi 1,5 millones de personas.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.