Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

ONU busca responsables tras los ataques químicos en Siria

Audio 04:09
Al menos 86 personas murieron en Jan Sheijun por el ataque químico.
Al menos 86 personas murieron en Jan Sheijun por el ataque químico. REUTERS/Ammar Abdullah
Por: Efraín Rodríguez Valdivia
7 min

Mientras la comunidad internacional investiga si el régimen sirio esparció bombas de gas Sarín sobre el poblado de Jan Sheijun, mayoritariamente ocupada por rebeldes, Rusia defiende a Basher Al Assad aduciendo que su gobierno atacó a un taller de minas con gases tóxicos.

Anuncios

Todas las miradas del mundo vuelven a girar hacia Siria. El reciente bombardeo del régimen del presidente Basher Al Assad, presuntamente con armas químicas sobre el poblado de Jan Sheijun, ha encendido todas las alarmas de la comunidad internacional.

Tras el ataque aéreo se han desatado un carrusel de acusaciones y versiones: la primera apunta que el gobierno ordenó bombardear con gas Sarín una zona controlada por rebelde y yihadistas. La segunda versión indica que el oficialismo sirio atacó con aviones militares un almacén de armas químicas en posesión de la resistencia o terroristas.

Esta última postura es argumentada por Rusia. El Kremlin adujo que el régimen de su aliado Basher Al Assad atacó un arsenal que servía de fuente para la elaboración de minas artesanales con sustancias tóxicas.

Pero esta versión ha sido ampliamente rebatida por la comunidad internacional. Francia, Estados Unidos y el Reino Unido han pedido la intervención de la Organización Internacional para la Prohibición de las Armas Químicas para investigar los hechos. Además las tres potencias han presentado un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU para condenar este ataque. Esta medida ha sido rechazada por Moscú.

Al margen de las acusaciones, lo concreto es el ataque sobre el poblado de Jan Sheijun. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, esto provocó 86 muertos, 160 heridos e incalculables desaparecidos.

En entrevista con RFI, Miguel Ángel Sierra, ex miembro del comité científico consultivo en la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, dijo que Siria conservaba un arsenal de armas químicas. 

En agosto de 2013, el régimen fue acusado de haber empleado gas sarín en un ataque contra dos sectores rebeldes en la periferia de Damasco que dejó más de 1.400 muertos, según Estados Unidos. El gobierno rechazó las acusaciones y ratificó en 2013 la Convención sobre la prohibición de armas químicas.

“Siria tenía un arsenal importante de armas químicas. Esto lo declaró cuando firmó el tratado. Eran gases nerviosos como los gases Sarín y Mostaza. En principio, este arsenal se destruyó. Ahora no sabemos si una parte está en manos los terroristas o del régimen”, dijo.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.