Saltar al contenido principal
Egipto

Duelo en Egipto por los 305 muertos en el peor atentado de su historia

Las víctimas del ataque son llevadas a las ambulancias, cerca de la mezquita de Rawda, el 24 de noviembre de 2017.
Las víctimas del ataque son llevadas a las ambulancias, cerca de la mezquita de Rawda, el 24 de noviembre de 2017. AFP
Texto por: RFI
3 min

Al menos 305 personas murieron y un centenar de personas resultaron heridas en el ataque a una mezquita por hombres armados el viernes en la región egipcia del Sinaí (este), según un nuevo balance suministrado por el Gobierno.

Anuncios

Egipto ha iniciado hoy tres días de duelo nacional en homenaje a las 305 víctimas mortales del atentado cometido este viernes contra una mezquita Rawda de Bir al-Abd, a unos 40 kilómetros al oeste de la capital de la provincia Norte Sinaí.

La fiscalía señala también que entre las víctimas hay 27 niños y ha concretado que el ataque fue realizado por entre 25 y 30 asaltantes, que llegaron en 5 vehículos con banderas del Estado Islámico.

Se trata del atentado más sanguinario que ha sufrido el país y uno de los más mortíferos desde el 11 de septiembre de 2001, en Estados Unidos.

"Las fuerzas armadas y la policía vengarán a nuestros mártires", declaró el presidente Abdel Fatah al Sisi, que prometió vengar el atentado, aún no reivindicado, con una respuesta “brutal”. Durante la pasada noche, el ejército ha lanzado ataques aéreos en la zona del ataque, en la región oriental del Sinaí, donde las fuerzas de seguridad combaten a la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Los islamistas no han reivindicado todavía el atentado. Un periodista local señalaba sin embargo en su cuenta de Twitter este sábado que el ataque ha sorprendido a algunos de los simpatizantes del EI más influyentes en redes sociales.

Las mezquitas dedican hoy sus rezos a los “mártires” del atentado, mientras los allegados de las víctimas tratan todavía de localizar a los suyos en el hospital de Ismailia, donde han sido trasladados los heridos.

Según numerosos testigos, entre 10 y 20 asaltantes rodearon la mezquita con vehículos todoterreno e hicieron estallar una bomba en los exteriores del edificio. Tras la explosión, los hombres dispararon contra los fieles que trataban de huir en medio del pánico desatado y llegaron incluso a utilizar los automóviles para bloquear los accesos al templo.

“Llevaban máscaras y uniformes militares”, narró a la AFP Magdy Rizk, herido en el ataque. El testigo aseguró que las familias del barrio, pertenecientes a la corriente sufí, habían sido objeto de amenazas por parte de grupos extremistas.

La mezquita Rawda está también adscrita al sufismo, una corriente mística del islam perseguida por el EI que les considera herejes y politeístas, el mayor pecado del islam.

Los principales dirigentes del país han condenado el ataque y han insistido en combatir el terrorismo y la ideología extremista. La rama de los yihadistas que opera en Egipto, lleva a cabo frecuentes ataques contra las fuerzas del orden en la península del Sinaí, en la frontera con Israel y la banda de Gaza. La amplitud de los ataques se ha ido reduciendo mientras aumentan los golpes contra la población civil, no solo cristianos y sufíes, también contra los beduinos del Sinaí, acusados de colaborar con el ejército.

Con AFP.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.