Oriente Medio

Riad se dispone a admitir que el periodista saudita murió en su consulado

El príncipie heredero de Arabia Saudiat, Mohamed ben Salman.
El príncipie heredero de Arabia Saudiat, Mohamed ben Salman. BANDAR AL-JALOUD / Saudi Royal Palace

Ante la creciente presión internacional para esclarecer la desaparición del periodista Jamal Khashoggi, Arabia Saudita parece dispuesta a reconocer que el reportero perdió la vida en el consulado en Estambul, aunque indicando que fue durante un interrogatorio que no contó con la aprobación de Riad, según la prensa estadounidense.

Anuncios

Por Annalisa Girardi, para RFI

La cadena de televisión estadounidense CNN ha declarado tener la confirmación de que las autoridades sauditas van a reconocer la posibilidad de que Khashoggi haya sido asesinato dentro de su consulado en Estambul durante un interrogatorio.

Sin embargo, según las fuentes de la CNN, Riad seguirá negando su implicación en el caso y va a sostener la tesis de que Khashoggi ha muerto a manos de unos hombres que no actuaban bajo indicaciones del reino.

Esta sería también la última posición del presidente estadounidense, Donald Trump, que tras una conversación telefónica con el rey Salman ha dicho que le sonara "como que tal vez esto debiera ser obra de asesinos del hampa. ¿Quién sabe?".

Como ya pasó con el presidente ruso, Vladimir Putin, en el caso de supuestas intervenciones en las elecciones estadounidenses, Trump parece confiar en las palabras del mandatario saudita en un caso rodeado de elementos muy sospechosos. Mientras tanto, su secretario de Estado, Mike Pompeo, se encuentra ya en Riad donde tiene previsto reunirse con la familia real saudita.

Según Stéphane Lacroix, profesor e investigador de Sciences-Po en Paris, la visita de Pompeo revela la estrategia estadounidense, es decir dirigirse al rey y al príncipe para tratar de resolver la crisis.

Sin embargo hay muchos elementos que podrían perjudicar a esta maniobra diplomática, primero el estado del rey. "No es capaz de gobernar", dice el investigador, añadiendo que está "desconectado de lo que está sucediendo en el país o en la región" y por eso su autoridad es puramente simbólica, pero "no se detiene en los eventos"."

Investigación turca

Dos semanas después de la desaparición del periodista disidente saudita, Jamal Khashoggi, agentes turcos ingresaron en el consulado árabe para conducir un registro. Como explica la corresponsal de RFI en Estambul, Anne Andlauer, los policías estaban buscando evidencias de ADN, el elemento que probaría el asesinato de Khashoggi y la implicación saudita en el caso.

Sin embargo, dichas pruebas ya podrían haber sido comprometidas, ya que han pasado varios días de cuando Khashoggi entró en el consulado saudita y nunca salió. El equipo de investigación turco ha sido acompañado en su registro por una delegación saudita. La participación de Riad en las investigaciones ya ha sido al centro de polémicas y objeto de acusaciones por Estambul, que le culpa una ralentización del proceso.

Otro elemento es destinado a generar controversias. Antes de que llegaran los policías para proceder con el registro, unos equipos de limpieza entraron en el consulado, poniendo en cuestión una vez más la utilidad de las pruebas que se podrían encontrar.

La investigación dentro del consulado duró 8 horas y se concentró principalmente en la tierra del jardín. Un día después del registro, la policía turca ha anunciado que registrará también la residencia del cónsul de Arabia Saudita en Estambul, aunque no ha precisado el día de la investigación en ese edificio, que se encuentra muy cerca del consulado.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Siga toda la actualidad internacional descargando la aplicación RFI