Saltar al contenido principal
Oriente Medio

Plan de paz de EE.UU. en Oriente Medio, ¿un proyecto nacido muerto?

En Gaza, un cartel denuncia la conferencia de Bahrein de este 25 y 26 de junio de 2019.
En Gaza, un cartel denuncia la conferencia de Bahrein de este 25 y 26 de junio de 2019. MOHAMMED ABED / AFP
Texto por: RFI
4 min

Estados Unidos presenta este 25 y 26 de junio en Bahrein el componente económico de su plan de paz para Oriente Medio. Esta conferencia, titulada "De la paz a la prosperidad" por Jared Kushner, el yerno de Donald Trump a cargo de la cuestión del Oriente Medio, es boicoteada por los palestinos.Con nuestra corresponsal en Jerusalén, Beatriz Lecumberrí.

Anuncios

Para los palestinos, el plan de paz que Trump desea proponer en Oriente Medio está muerto antes de ser publicado, y la reunión de Bahrein, capítulo económico de este futuro plan, no aportará nada, al ser una pieza más de un rompecabezas ideado por Washington en el que el único vencedor es Israel.

El Gobierno de Estados Unidos se propone recaudar 50.000 millones de dólares en diez años para los palestinos. En un documento de 40 páginas publicado el sábado 22 de junio, detalla sus proyectos en infraestructura, educación y turismo. Un programa "ambicioso", según Elisabeth Marteu, investigadora asociada al Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, pero también "muy vago", sobre todo porque no se consultó a los principales interesados, los palestinos. "Por lo tanto, es difícil ver cómo se podría implementar un programa de este tipo", dice Marteu.

Los palestinos dejaron de hablar con los estadounidenses desde que éstos reconocieron a Jerusalén como la capital de Israel en diciembre de 2017. Naturalmente, decidieron boicotear la conferencia de Bahrein. "No podemos aceptar que Estados Unidos convierta esta causa política en económica", dijo el presidente palestino Mahmud Abbas este domingo.

Para la diputada palestina Hanan Ashrawi, Israel debe primero dejar de robar la tierra palestina, devolver la libertad de movimiento y el control sobre las fronteras, y sólo después se podrá hablar de crear una economía brillante y próspera en la región.

"Este proyecto tiene todas las posibilidades de nacer muerto"

De hecho, el programa económico propuesto por Jared Kushner no aborda las cuestiones fundamentales inherentes al conflicto israelo-palestino: la ocupación israelí de los territorios palestinos, la colonización, la cuestión de Jerusalén, los refugiados, etc. "Nos contentamos con prometer una avalancha de inversiones y pensamos que así podemos comprar la paz", dice Karim Bitar, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad San José de Beirut, para quien "este proyecto tiene todas las posibilidades de nacer muerto".

Pero Donald Trump y Jared Kushner prometieron un componente político a su plan de paz, quizás para el otoño. Un plan del que se sabe poco, salvo que no mencionaría la solución de los dos Estados, defendida durante mucho tiempo por Washington, y que validaría la colonización israelí de los territorios ocupados.

Palestinos marginados

El boicot palestino a esta reunión en Bahrein ha generado las críticas de Israel y de Estados Unidos. Dos diplomáticos estadounidenses, entre ellos el embajador en Israel, han considerado que los palestinos deberían darse por vencidos, lo cual ha generado la ira de personalidades como Saeb Erekat, secretario de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), quien ha asegurado que la rendición no forma parte de la historia palestina.

"Esto es todo lo que la derecha y la extrema derecha israelí siempre han querido, es decir, la aceptación de la realidad sobre el terreno de la ocupación israelí. Jared Kushner afirmó recientemente que los palestinos todavía no están preparados para gobernarse a sí mismos", comenta Philip Golub, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Americana de París, que denuncia "un pensamiento con tintes coloniales".

¿El objetivo de la conferencia de Bahrein no sería, pues, acercar a los países árabes, y en particular a los del Golfo, a Israel? Según Elisabeth Marteu, "es un fracaso", y de hecho, los países árabes no envían representaciones de alto nivel a Bahrein. Los estadounidenses han cruzado algunas líneas rojas, y "el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel fue un gran error, si es que quieren hacer avanzar la cuestión israelo-palestina", dice Elisabeth Marteu, "y no estoy segura de que la administración estadounidense esté buscando una paz justa y duradera entre israelíes y palestinos".

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.