Saltar al contenido principal
crisis política

El gobierno libanés promete dólares mientras la economía se desploma y se reaniman las protestas

Los libaneses volvieron a protestar en las calles tras la aligerarse las medidas de confinamiento el 6 de junio. Beyrouth 6  de junio 2020
Los libaneses volvieron a protestar en las calles tras la aligerarse las medidas de confinamiento el 6 de junio. Beyrouth 6 de junio 2020 REUTERS/Aziz Taher
Texto por: Braulio Moro
3 min

 El gobierno libanés dirigido por Hassan Diab se comprometió el viernes a asegurar "la inyección de dólares sobre el mercado" con el fin de calmar la ira de la población. A punto de cumplirse ocho meses del inicio de las protestas la economía sigue en picada y el riesgo de una nueva explosión social crece.

Anuncios

Nuevas manifestaciones tuvieron lugar el viernes en distintas ciudades del país de los cedros. En la capital Beirut manifestantes salieron a las calles para protestar con el gobernador del Banco Central, Riad Salamé, acusado por su incapacidad para contener la continua devaluación de la libra libanesa. En Trípoli, la principal ciudad del norte del país, las fuerzas armadas tuvieron que intervenir para dispersar a cientos de manifestantes que exigían trabajo y acciones concretas del gobierno para frenar la caída de la moneda local. La víspera las manifestaciones en varias zonas del país se acompañaron de cierre de carreteras.

El tobogán de la crisis en la que está inmerso el país desde hace más de un año está acabando con la paciencia de sus habitantes, obligados a quedarse en casa por causa de la pandemia. El pasado sábado 6 de junio cientos de personas se concentraron frente a la Plaza de los Mártires, en el centro de la capital, para exigir al gobierno ponga fin a la crisis. Era la primera reunión pública desde mediados de marzo cuando el gobierno impuso restricciones a la circulación de las personas. Todo indica que las protestas volvieron para quedarse.

Afín de calmar el creciente descontento social el gobierno del presidente Michel Aoun anunció la puesta en marcha de un mecanismo para asegurar "la inyección de dólares al mercado por el Banco de Líbano". No es la primera ocasión que el gobierno vez compromete a permitir el libre acceso al billete verde, visto por los libaneses como moneda refugio ante una inflaci2n desbocada y una moneda local que a diario pierde valor. El jueves pasado el tipo de cambio alcanzó un record. Un dólar se cambiaba por 5 mil libras, no obstante que el tipo de cambio fijado por el sindicato de cambistas se había fijado en menos de 4 mil libras. Peor, oficialmente la libra libanesa desde hace 23 años en 1 507 libras por un dólar.

El 17 de junio se cumplirá 8 meses del inicio de las protestas populares de octubre de 2019 que condujeron a la renuncia del Primer Ministro Saad Hariri, remplazado a mediados de diciembre por Hassan Diab. Menos de tres meses después de haber llegado al gobierno, a inicio de marzo pasado, Líbano se declaró de cesación de pagos, y a finales de abril Diab solicitó un préstamo de 9 mil millones de dólares al FMI para evitar en naufragio de la economía;

Corrupta e incompetente, como la población califica a toda la clase política del país, el gobierno actual se ha mostrado incapaz de resolver las reivindicaciones de sus habitantes. Mientras, la inflación sigue su carrera desenfrenada, se espera supera el 50% este año, el desempleo afecta a más de un tercio de la población activa, mientras que cerca de la mitad de la población ha caído en el fango de la pobreza, sin que se sepa cuándo ni cómo podrá salir de allí.  "Quiero justo un trabajo para poder vivir", dijo Waël, un joven de 17 años, uno de tantos que ayer manifestó en Trípoli.

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.