Saltar al contenido principal
Israel

Covid-19 en Israel: el Parlamento otorga al gobierno mayor control

Miles de israelíes salieron de nuevo a protestar contra el gobierno de Benjamin Netanyahu y su gestión de la pandemia, el 21 de julio de 2020.
Miles de israelíes salieron de nuevo a protestar contra el gobierno de Benjamin Netanyahu y su gestión de la pandemia, el 21 de julio de 2020. REUTERS - Ronen Zvulun

La Knesset aprobó este miércoles una controvertida ley que otorga poderes especiales al gobierno de Benjamin Netanyahu para combatir la pandemia. Las manifestaciones contra el gobierno no cesan. 

Anuncios

Las plazas y los puentes de Tel Aviv y Jerusalén se llenan todas las noches de manifestantes que protestan por la incapacidad del gobierno de contener los contagios por Covid-19 y de indemnizar adecuadamente a la población.

Mientras tanto, el miércoles 22 de julio, el parlamento israelí (Knesset) aprobó una ley auto limitándose a controlar las actividades del ejecutivo en la lucha contra la pandemia. 

La Ley de emergencia, denominada ¨La gran Ley de Covid-19¨, otorga al gobierno israelí poderes especiales para combatir la enfermedad, reduciendo la capacidad del poder legislativo de controlar y anular edictos que considere injustificados.    

De acuerdo con la nueva ley, la Knesset contará sólo con 24 horas para estudiar, aprobar o restringir las resoluciones adoptadas por el gobierno, incluido el cierre total del país. Esto incluye también medidas punitivas y de seguimiento de ciudadanos por medios digitales.

Una ley "fascista y dictatorial"

Miembros de la oposición describieron a la nueva ley como ¨fascista y dictatorial¨,  alegando que ninguna democracia debería acceder a cancelar su propio Parlamento.

"En los países democráticos, no se votan leyes draconianas y peligrosas como esta", declaró Nitsan Horowicz, líder del partido opositor de izquierda Meretz. 'La Knesset acepta otorgar sus poderes al gobierno que actúa sin juicio ni lógica desde el comienzo de la crisis. Es una vergüenza" agregó.

Si bien el gobierno finalmente logró designar al director de un gran hospital para que comande el operativo anti coronavirus (Ronnie Gamzu, el director del complejo médico Sourasky de Tel Aviv), la falta de transparencia y los abruptos cambios en la política de contención provocaron una profunda falta de confianza de la población. La nueva ley causará sin duda una mayor intranquilidad.

(con información adicional de AFP)

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.