ISRAEL

Nueva manifestación anti-Netanyahu bajo la amenaza de la extrema derecha

Manifestantes israelíes protestan contra el primer ministro Benjamin Netanyahu, el 30 de julio de 2020 en Jerusalén.
Manifestantes israelíes protestan contra el primer ministro Benjamin Netanyahu, el 30 de julio de 2020 en Jerusalén. Ahmad GHARABLI / AFP

Unas 2.000 personas protestaron de nuevo el jueves 30 de julio frente a la residencia oficial del primer ministro israelí en Jerusalén para exigir su dimisión. Una congregación tranquila, pero marcada por el temor a los enfrentamientos: durante las últimas manifestaciones anti-Netanyahu, algunos participantes habían sido atacados por hinchas partidarios de Benjamin Netanyahu.

Anuncios

Con el corresponsal de RFI en Jerusalén, Guilhem Delteil.

Este 30 de julio por la noche, "La Familia", un grupo de hinchas del equipo de fútbol de Jerusalén, había llamado a la movilización mientras se preparaba una nueva manifestación contra el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

"Una organización muy violenta"

La presencia de "La Familia" es motivo de preocupación para Eliad Shraga, presidente del Movimiento por un Gobierno de Calidad, una de las organizaciones detrás de las manifestaciones anti-Netanyahu: "Es realmente una organización de extrema derecha. Ahora, desafortunadamente, están vendiendo sus servicios al Sr. Netanyahu. Y es una organización muy violenta. Lo vimos en los estadios de fútbol: son muy violentos", subraya.

Tras la indignación provocada por las imágenes de manifestantes golpeados y sangrando el martes por la noche, el jefe de policía había asegurado que sus fuerzas no tolerarían "ninguna violencia". Pero la policía fue acusada de laxismo hacia estos grupos radicales.

Valérie Dahan, una de las manifestantes de este jueves, temía por su seguridad: "Finalmente, veo que el sistema policial está bien establecido. Pero antes de que llegáramos, temía que no estuviéramos suficientemente protegidos", señala.

"No quiero darles ese placer"

Este jueves, 2.000 personas se reunieron frente a la residencia del primer ministro, es decir menos gente que el jueves anterior. El miedo puede haber desanimado a algunas personas, admite el portavoz de Banderas Negras, uno de los movimientos organizadores.

Pero para Valérie Dahan, superar sus miedos era importante: "Me dije a mí misma: 'Si no voy por ello, ellos habrán ganado'. Creo que quieren que reine el miedo y que vengan menos personas. No quiero darles el placer de decir: 'Gracias a nosotros, vinieron mil personas menos'", confía a RFI.

"La Familia" se reunió no muy lejos de la residencia oficial, pero su procesión no pudo unirse a la manifestación de sus oponentes políticos. Luego, la policía anunció la detención de 16 miembros del grupo por "alteración del orden público y violencia contra agentes de policía". 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas