Libano

Líbano: Asesinato de un activista e intelectual crítico con Hezbolá

Lokman Slim, militante e intelectual libanés hallado muerto el 4 de febrero de 2021
Lokman Slim, militante e intelectual libanés hallado muerto el 4 de febrero de 2021 - AFP

Lokman Slim, conocido por su postura crítica hacia el movimiento islamista libanés, fue encontrado muerto el jueves, con cuatro disparos en la cabeza, en el sur del país, según una fuente de seguridad libanesa. Su cuerpo fue hallado en su coche unas horas después de que se denunciara su desaparición.

Anuncios

De nuestro corresponsal en Beirut, Paul Khalifeh

Lokman Slim, de 58 años, procedía de una numerosa familia chiíta de los suburbios del sur de Beirut, bastión de Hezbolá, donde vivía y trabajaba. Ferozmente hostil al partido proiraní, ha dedicado su lucha de las últimas tres décadas a promover los valores laicos, sobre todo en su comunidad, donde Hezbolá sigue siendo muy popular. También ha trabajado en los temas de la memoria y en la cuestión de los desaparecidos tras la guerra civil libanesa, a través de una asociación que fundó.

Amenazas

Su esposa y su hermana denunciaron su desaparición el miércoles cuando regresaba a Beirut desde el sur del Líbano, bastión de Hezbolá. Su cuerpo fue encontrado el jueves. En una declaración a la prensa, su hermana relacionó su desaparición con sus opiniones políticas. En el pasado, Lokman Slim ha declarado en repetidas ocasiones que ha recibido amenazas por su activismo en los bastiones del partido proiraní.

"Más pragmatismo"

La muerte del intelectual chiíta se produce en un momento en el que Francia ha pedido a Estados Unidos que adopte una posición más "pragmática" frente a Hezbolá para desbloquear la situación política en Líbano. La administración de Donald Trump había optado por la "máxima presión" contra el partido chiíta, cuyas decenas de dirigentes, ejecutivos e instituciones fueron sancionados e incluidos en la lista de terroristas estadounidenses.

Slim, que se reunía a veces con responsables estadounidenses de paso por Beirut, fue a menudo atacado por la prensa pro-Hezbolá por sus posiciones consideradas favorables hacia Estados Unidos.

Solía denunciar el peso político de dos pesos pesados chiitas, Hezbolá y Amal, en el seno de la comunidad libanesa.

"Cobarde e inaceptable"

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, calificó el asesinato de Slim de "atroz" y dijo que se trataba de un acto "cobarde e inaceptable" para silenciarle.

"Instamos a las autoridades libanesas, incluyendo a los líderes políticos y judiciales, a hacer que quienes cometieron estos actos bárbaros rindan cuentas sin demora o excepción", declaró Blinken en un comunicado.

El Hezbolá, señalado por sus detractores como sospechoso, negó de inmediato cualquier implicación en la muerte del activista.

Este movimiento chiita, representado en el parlamento y el gobierno del país, es la única facción libanesa que no ha desmantelado su arsenal militar tras la guerra civil.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas