Irán

Nouruz: el año nuevo iraní comienza con fuerte inflación y crisis sanitaria

Los vendedores de flores colocan sus flores antes del Año Nuevo persa, o Nouruz, que significa "Día Nuevo". en el norte de la plaza Tajrish, Teherán, Irán, el 15 de marzo ,2021. (AP Photo/Vahid Salemi)
Los vendedores de flores colocan sus flores antes del Año Nuevo persa, o Nouruz, que significa "Día Nuevo". en el norte de la plaza Tajrish, Teherán, Irán, el 15 de marzo ,2021. (AP Photo/Vahid Salemi) AP - Vahid Salemi

Triste celebración este sábado entre los iraníes con motivo del año nuevo persa. El Nouruz --que coincide siempre con el equinoccio de primavera-- llega cargado de malas noticias para los más de 83 millones de habitantes de Irán. El rial, la moneda local sigue hundiéndose en mínimos históricos en comparación con las divisas extranjeras, la inflación crece día con día, las filas para comprar alimentos se alargan y las compras son mínimas. En tanto las muertes por la Covid-19 se acercan a las 62 000.

Anuncios

En Teherán las filas para comprar algo con que celebrar no dejan de alargarse. Muriel Paradón, enviada especial a la capital iraní de RFI recogió los reclamos de algunos teheraníes, como Leila, una mujer protegida por su velo de colores a quien le cuesta mantener la calma. "Por un pollo congelado de mala calidad debemos pagar 17 000 tomans el kilo y esperar más de una hora", exclama. Un Toman es igual a 10 rials. ¿"Cree usted que me gusta tener que dejar el trabajo y venir a hacer la cola antes del año nuevo"?, reta la joven mujer;

Los iranís comen mucho pescado durante las celebraciones del año nuevo. Pero esta vez el apreciado bien también escasea. Con la explosión de precios la población ha tenido que contentarse con la compra de un pollo cuyo precio es inferior a un euro por kilo. Es por eso que las filas para adquirirlo se hacen interminables. En el mercado los precios pueden dividirse por dos, en razón de la subvención de precios que asegura el Estado.

Una disputa surge en medio de la fila. El motivo está en una pregunta, ¿quién es responsable de esta situación?. Para Keramat Saidi, ferviente seguidor del régimen la respuesta es sencilla, conocida. Son los occidentales. "Es a causa de las grandes potencias, la República Islámica no es la culpable. Hace 40 años que enfrentamos esta situación", dice.

Pero una mayoría de quienes están formados esperando comprar no comparten ese punto de vista. Acusan a los dirigentes iraníes de mala gestión. Shanaz, una mujer de 60 años no oculta su indignación. "Las sanciones estadounidenses no tienen nada que ver con el pollo producido aquí!. Las rentas se han disparado, hay muchos problemas financieros, la economía es una verdadera ruina. Son los ayatolas corruptos que nos arruinan la vida", protesta. Pareciera que la esperanza de un cambio se ha esfumado.

Sepideh, una profesora jubilada, quien se desplaza con gran dificultad para poder comprar su pollo, opina que la situación es humillante "Esto es una miseria. Acaso es decente para una persona de edad tener que venir a hacer una fila durante horas?. Desgraciadamente para nosotros aquí no vivimos bien, y tampoco podemos partir al extranjero", se lamenta.

Los iraníes no creen en un cambio. Las elecciones presidenciales tendrán lugar el 18 de junio, pero ¿para qué sirve votar?, pregunta Shanaz. "¿En qué nos beneficia votar?", pregunta. "¿Qué hizo Ahmadineyad?, y ¿Rohani? (los dos fueron presidentes de la República) ¿Qué hicieron por nosotros? Siempre ha sido así. Todos nos encontramos en una situación muy difícil, y por eso nuestra cólera. ¿Cuándo podremos protestar? Y ¿hasta cuándo estamos dispuestos a soportar esta situación? Basta ya!" reclama Shanaz

Con los testimonios de Muriel Paradon, enviada especial de RFI a Therán

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas