Irán

Teherán denuncia un acto de "terrorismo antinuclear" contra su complejo de Natanz

El incidente del domingo 11 de abril se produce un día después de que Irán presentara nuevas centrifugadoras, más potentes que las que se le permitieron utilizar en virtud del acuerdo de Viena.
El incidente del domingo 11 de abril se produce un día después de que Irán presentara nuevas centrifugadoras, más potentes que las que se le permitieron utilizar en virtud del acuerdo de Viena. AP

Tras el sospechoso "apagón" en la instalación nuclear estratégica iraní de Natanz este domingo 11 de abril, Teherán denuncia un acto de sabotaje.

Anuncios

Con nuestro corresponsal el Jerusalén, Michel Paul, entrevista realizada por Cristophe Paget, y AFP.

Después de que se produciera una sospechosa avería en el centro de enriquecimiento de Natanz, el jefe de la Organización de la Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, denunció "un acto despreciable" destinado a "impedir el considerable progreso de la industria nuclear del país". En una declaración emitida por la televisión estatal, pidió a la comunidad internacional que actuara contra un "acto de terrorismo nuclear".

El incidente se produjo un día después de que el complejo Chahid-Ahmadi-Rochan de Natanz pusiera en marcha nuevos conjuntos de centrifugadoras, pese a que estas estén prohibidas por el acuerdo sobre el programa nuclear iraní de 2015.

Desde Israel, fuentes vinculadas a los servicios de inteligencia citadas por todos los medios de comunicación del país confirman que es el Mossad, la agencia de inteligencia israelí, quien está detrás del fallo eléctrico en la central nuclear.

Según estas mismas fuentes, los daños son más importantes de lo que los iraníes quieren comunicar. De forma más enigmática, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirma que la lucha contra Irán es “una misión gigantesca”. “La situación que prevalece hoy no será necesariamente la misma que la de mañana”, dice Netanyahu para luego concluir que “nos hemos convertido en una fuerza global”.

Los medios resaltan que este ciberataque se produce justo un año después de una misteriosa explosión que dañó gravemente la misma central nuclear. Sin olvidar mencionar el asesinato selectivo en noviembre de 2020 de Mohsen Fakhrizadeh, el jefe del programa nuclear militar iraní, también atribuido a Israel, y del reciente ataque a un barco espía iraní en el Mar Rojo.

El gabinete de seguridad de Israel tiene previsto reunirse dentro de unos días para debatir la renovada tensión.

En estos momentos, Irán y los otros Estados firmantes del acuerdo de 2015 (Alemania, China, Francia, el Reino Unido y Rusia) están negociando en Viena cómo reintegrar a Estados Unidos en el el acuerdo cerrado en 2015 en Viena entre la República Islámica y la comunidad internacional.

Estados Unidos denunció ese pacto de forma unilateral en 2018, bajo la presidencia de Donald Trump, y restableció las sanciones que habían sido retiradas desde la firma del documento.

Como represalia, Teherán comenzó a incumplir sus compromisos a partir de mayo de 2019, y el ritmo se ha acelerado en los últimos meses.

“Hay una fricción incesante que intenta llevar a la Guardia Revolucionaria iraní a cometer un error”, dice a RFI la especialista de Irán e investigadora del CADIS, Amélie Chelly”. “Pocos días antes de la reunión de la comisión mixta sobre el acuerdo nuclear, se sabe que un barco iraní fue blanco de un ataque. Y este incidente [en Natanz] podría ser probablemente una continuación del sabotaje, un plan concertado por actores regionales que cuentan con los recursos militares y de inteligencia para hacerlo y que, en última instancia, quieren sabotear la vuelta a la diplomacia clásica que está inaugurando Joe Biden. Queda por ver si la Guardia Revolucionaria caerá en la trampa que se les tiende, sabiendo que ellos mismos deben saber perfectamente que se trata de un intento de arrinconarlos. Mientras tanto, podemos ver que la clase política está realmente centrada en el deseo de respetar el derecho internacional y de mantenerse en un lenguaje diplomático audible a escala internacional, el de las negociaciones y el de fomentar esta vuelta a la diplomacia clásica iniciada por Biden”.

Teherán siempre ha negado querer dotarse de la bomba atómica -algo de lo que le acusa Israel- y, el sábado, Rohani reiteró que las actividades nucleares de su país son "pacíficas".

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas