Israel

Los israelíes salen a la calle sin mascarilla tras exitosa campaña de vacunación

En un mercado de Jerusalén el 18 de abril de 2021, día en que se levanta la obligación de llevar mascarillas al aire libre en Israel.
En un mercado de Jerusalén el 18 de abril de 2021, día en que se levanta la obligación de llevar mascarillas al aire libre en Israel. AFP - MENAHEM KAHANA

El gobierno israelí ha autorizado a la población a caminar sin tapabocas por la vía púbica por primera vez desde el inicio de la pandemia de Covid-19. A partir de este domingo (18), el uso del accesorio de protección es obligatorio sólo en el transporte público y en los establecimientos cerrados. También se reabrirán las escuelas, lo que ya es visto por los residentes como una vuelta a la vida normal, consecuencia de la campaña de vacunación masiva.

Anuncios

Con Michel Paul y Sami Boukhelifa, corresponsales de RFI en Jerusalén

La población ya ha empezado a quitarse las mascarillas desde el inicio del fin de semana, adormecida por una ola de calor que coincide con la relajación de las medidas sanitarias. "Es una gran victoria para el país y para los israelíes", celebró Sharon Alroy-Preis, directora del departamento de Salud pública de Israel.

"Debemos aprovechar esta oportunidad para agradecer al Primer Ministro que haya elegido el momento adecuado", dice Yaakov, residente en Jerusalén.

Pero otros israelíes, especialmente los de mayor edad, creen que la relajación de las restricciones debería ser más gradual. "No deberíamos suspender las medidas de repente", comenta Tikva, otra vecina de la ciudad. "Creo que deberíamos esperar un poco antes de quitarnos las mascarillas por completo", advierte.

El uso del accesorio de protección se ha suspendido en el exterior, pero sigue siendo obligatorio en el interior. Una situación que no debería cambiar la vida de quienes parecen haberse acostumbrado a ella y, el domingo, continuaron con la cara cubierta en las calles, como si nada hubiera pasado. "Me acostumbré a las mascarillas", confiesa Moshé. "Ya no me molesta. Sin embargo, si me piden que me la quite, me la quitaré sin problema".

Conciertos al aire libre

La supresión de las máscaras es uno de los últimos pasos en la relajación de las medidas sanitarias en Israel. Los bares, cafés y restaurantes ya han reabierto sus puertas y quienes lleven el "pasaporte verde", el documento que acredita que su portador ha sido vacunado, pueden reservar mesa con normalidad.

También se están reanudando gradualmente los actos culturales. Se están organizando varios conciertos al aire libre en Jerusalén y Tel-Aviv.

Personas caminan por una calle de la ciudad costera israelí de Tel Aviv después de que las autoridades anunciaran que las mascarillas para la prevención del Covid-19 ya no eran necesarias en el exterior
Personas caminan por una calle de la ciudad costera israelí de Tel Aviv después de que las autoridades anunciaran que las mascarillas para la prevención del Covid-19 ya no eran necesarias en el exterior JACK GUEZ AFP

"El negocio ha vuelto a funcionar y hemos vuelto a la vida", dice Sheli, cantante del grupo Radio Luna, poco antes de empezar su espectáculo en Jerusalén: "Nuestra última actuación fue en julio. Es fantástico poder volver a subir al escenario", agrega.

Entre el público, Lior también saborea el momento. "Pasamos por momentos difíciles. Fue deprimente. Pero no teníamos otra opción", dice el joven.

Más de la mitad de la población vacunada

La vuelta a una vida casi normal es consecuencia de la campaña de vacunación masiva en el país. Desde diciembre, cuando comenzó la inmunización, casi cinco millones de israelíes (el 53% de la población) han recibido dos dosis de la vacuna, lo que corresponde al menos al 80% de la población mayor de 20 años, según los datos oficiales del país.   

Pero la eficaz campaña de vacunación sólo fue posible gracias a un acuerdo alcanzado por el Estado y el gigante farmacéutico Pfizer, que agilizó el suministro de dosis al país a cambio de los datos médicos de los pacientes sobre los efectos reales de su inmunizador.

En los últimos días, Israel ha registrado unos 200 casos diarios de Covid-19, mucho menos que los 10.000 de principios de enero. Mientras tanto, en la Franja de Gaza, el coronavirus causó un récord de 23 muertes diarias, para un total de 761 muertes, indicó el Ministerio de Salud.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas