Oriente Medio

Tímida condena de los países árabes a Israel

El rey de Jordania Abdullah II. Archivo.
El rey de Jordania Abdullah II. Archivo. © Vincent Kessler/REUTERS

Las hostilidades más duras en los últimos siete años entre israelíes y palestinos han provocado al menos 48 muertos en Gaza, entre los cuales 14 niños, dos palestinos en Cisjordania y cinco israelíes. Los hechos de violencia comenzaron en la Explanada de las Mezquitas obligan a los actores regionales a pronunciarse.

Anuncios

El primero de los grandes vecinos es, por supuesto, Jordania, poblada por un 70% de palestinos. Ammán es signatario de un acuerdo de paz con Israel que data de 1994. Sin embargo, el rey Abdalá II se ha pronunciado contra "los intentos de las autoridades israelíes de cambiar la situación demográfica de Jerusalén Este". En particular, fueron las protestas contra el desalojo de familias palestinas en el barrio de Sheij Jarrah, próximo a la ciudad vieja en Jerusalén Este, en favor de colonos judíos lo que marcó el inicio de la escalada.

Lea también: Israel/Gaza: Se confirma la escalada militar tras una noche bajo las bombas

Otros países árabes se han pronunciado más tímidamente contra la situación. Arabia Saudita rechazó "esta estrategia de Israel para desalojar a decenas de palestinos de sus hogares", mientras que Marruecos expresó "su profunda preocupación". Por último, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos condenaron la intervención policial en la mezquita de Al-Aqsa.

Normalización de las relaciones con Israel

Todos estos países son aliados históricos de los palestinos, pero también han dado pasos más o menos avanzados para normalizar sus relaciones con Israel. Por ello, en los últimos años han abandonado la cuestión palestina en favor de una alianza más interesante a nivel internacional.

La Explanada de las Mezquitas sigue siendo el tercer lugar más sagrado del Islam, y la cuestión palestina es una causa ampliamente compartida por los habitantes de estos países. Por lo tanto, será difícil para sus autoridades encontrar un punto medio si el conflicto continúa.

Lea también: Berlín subraya el ‘derecho a defenderse’ de Israel; alerta por actos antisemitas

La Explanada de las Mezquitas, un lugar muy sensible

La Explanada de las Mezquitas domina la Ciudad Vieja de Jerusalén y está situada en la parte oriental de la ciudad, ocupada y anexionada por Israel desde hace décadas. El lugar alberga la mezquita de al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, y los musulmanes lo consideran el tercer lugar más sagrado del Islam. La explanada es el lugar más sagrado para los judíos, el Monte del Templo, templo destruido en el año 70 por los romanos, y cuyo único vestigio es el Muro de las Lamentaciones situado debajo.

Según un statu quo que data de 1967, sólo los musulmanes pueden rezar en la Explanada de las Mezquitas, mientras que los judíos tienen el Muro de las Lamentaciones. Además, las autoridades rabínicas prohíben a sus seguidores entrar en el lugar. Pero los ultranacionalistas judíos desafían regularmente la prohibición entrando en la explanada por la entrada reservada a los turistas, lo que provoca tensiones con los palestinos.

Otro factor de tensión: es la policía israelí la que controla los accesos a la explanada, estamos en territorio ocupado, y pueden prohibir en cualquier momento el acceso de los musulmanes a su lugar sagrado.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas