Irán

La elección del futuro presidente de Irán se definirá en el campo de las fuerzas conservadoras

El  responsable del poder Judicial iraní, el ultraconservador Ebrahim Raïssi se dirige a la prensa tras presentar su candidatura para la elección presidencial del 18 de junio. Teherán 16 de mayo 2021
El responsable del poder Judicial iraní, el ultraconservador Ebrahim Raïssi se dirige a la prensa tras presentar su candidatura para la elección presidencial del 18 de junio. Teherán 16 de mayo 2021 ATTA KENARE AFP

Un total de 592 personas, incluidas 40 mujeres, presentaron su candidatura en vista de las elecciones generales iraníes previstas a mediados de junio.  El Consejo de Guardianes de la Constitución dispondrá de cinco días para aceptar o rechazar las candidaturas. Una mayoría quedaran excluidos. La presidencia de la República Islámica seguramente quedará en manos de fuerzas de la derecha.

Anuncios

Reformadores, moderados, radicales, conservadores, en total 600 personas provenientes de esos horizontes hicieron fila para registrar su candidatura el sábado 15, último día para postularse en vista a las elecciones generales del 18 de junio.

El primer Vice-presidente, Eshangh Jahanghiri, es el principal postulante por el campo de los reformadores.

El ex presidente del Parlamento, Ali Larijani, actualmente consejero del Guía Supremo, Ali Khamenei, también será candidato.

El campo de los ultraconservadores estará representado por Ebrahim Raïssi, jefe de la justicia desde 2019, quien se presenta a si mismo como "el adversario de la corrupción, la ineficacia y la aristocracia.

Siguiendo esa corriente política ultraconservadora, radical se encuentra Mohsen Rézaï, ex comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución, el brazo ideológico de la República Islámica

Otros candidatos importantes también se registraron, aunque hay uno que llama la atención de los medios locales. El ex presidente Mahmud Ahmadineyad, quien gobernó el país entre 2005 y 2013, que al igual que en 2017, deberá ser descalificado.

Con esas cartas sobre el tablero político es de prever que el choque final se juegue entre Ali Larijani y Ebrahim Raïssi, el primero sostenido por los conservadores tradicionales y moderados, y por procuración por los reformadores, en tanto que Raïssi será el abanderado de las posiciones más ultraconservadoras del país.

El Consejo de Guardianes de la Constitución, un organismo no elegido que tiene a su cargo el control de la mayoría de las elecciones, deberá publicar la lista de candidatos definitivos el 26 y 27 de mayo. Un día después iniciará la campa4a oficial, antes del primer turno previsto el 18 de junio.

El presidente saliente, el moderado Hassan Rohani, artífice del acercamiento con occidente no puede presentarse a una nueva elección pues ha cumplido dos mandatos consecutivos.

La prensa local llamó la atención sobre el riesgo que hay que los iraníes se desinteresen por un escrutinio que puede ser clave para el futuro del país. En las elecciones legislativas del año pasado la abstención superó el 57%.

El periódico reformador Shargh escribió que "según diversos sondeos, más de la mitad de los electores no quieren participar" en el escrutinio.

La república islámica de Irán está sumergido en una profunda crisis económica y social, y el descontento entre amplias capas d ela juventud es patente.

En 2015 el país alcanzó con occidente un difícil acuerdo sobre su programa nuclear. Pero el ultraconservador presidente estadounidense Donald Trump decidió abandonarlo tres años después, al tiempo que impuso sanciones de una extrema violencia contra el país y amenazó  con hacer lo mismo a los otros países que quisieran comerciar o negociar con  el régimen de Teherán.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas