Afganistán

Afganistán: ‘Los talibanes tienen como estrategia rodear las ciudades para hacerlas caer’

Fuerzas especiales afganas en Laškar Gāh durante combates contra los talibanes, el 3 de agosto de 2021.
Fuerzas especiales afganas en Laškar Gāh durante combates contra los talibanes, el 3 de agosto de 2021. AP - Abdul khaliq

En Afganistán, los talibanes continúan la conquista de varias capitales de provincia, como Laškar Gāh, Kandahar o Herāt, con una estrategia de cerco tras la retirada estadounidense. Jean-Charles Jauffret es profesor emérito de Historia Contemporánea en Sciences Po Aix, especialista en Afganistán y autor de La Guerre inachevée (la guerra inacabada). Entrevista.

Anuncios

Entrevista realizada por Jelena Tomic, RFI.

RFI: ¿Los combates, entre los más violentos de los últimos 20 años, marcarán un punto de inflexión decisivo en la guerra y allanarán el camino para que los talibanes vuelvan al poder?

Jean-Charles Jauffret: Tienen como estrategia rodear las ciudades para hacerlas caer una tras otra. Es una repetición de lo que ocurrió en la guerra civil de 1992 y 1996, y en 1996 en particular cuando los talibanes tomaron el poder. Pero que se trate de la capital de Helmand, Laškar Gāh, es importante. Es un mensaje muy fuerte que los talibanes están enviando a la comunidad internacional, porque el 2 de mayo de 2021, la capital de Helmand ya había sido atacada y, por última vez en su presencia en Afganistán, los estadounidenses, que todavía tenían las bases aéreas de Bagram y Kandahar, habían desplegado un arsenal aéreo impresionante que había detenido este avance.

Sin embargo, ahora no están. Así que hay un efecto de anuncio muy fuerte: si esta ciudad cae, significa que el apoyo estadounidense no existe o ya no, incluso si hubo ataques aéreos en julio para retrasar su avance en la ciudad de Kandahar. También hay que señalar que la ciudad de Laškar Gāh es un símbolo de la historia afgana. En 1881, los británicos, los ocupantes, sufrieron allí una estrepitosa derrota que condujo a la segunda evacuación del país por parte de Inglaterra. 

RFI: Si esta capital de provincia cae, ¿significa que las demás también caerán por efecto dominó?

Jean-Charles Jauffret: Tal vez, especialmente la ciudad de Kandahar, que está amenazada. No olvidemos que Helmand es una zona predominantemente pastún y también el centro neurálgico de la guerra. Afganistán es el mayor narcoEstado del mundo. Y si los talibanes no usan la heroína para ellos, la venden y así consiguen armas. Uno de los epicentros de la producción de adormidera y, por tanto, de heroína, está en Helmand. Así que para ellos es el nervio de la guerra. E incluso cuando todavía había una presencia importante del ejército nacional y de las fuerzas de seguridad afganas, todo este tráfico continuaba. Son las drogas las que proporcionan el dinero para la guerra de los talibanes.

RFI: Los civiles están pagando un alto precio en este conflicto. Una parte de la población está consiguiendo huir de los combates, mientras que otra está atrapada, sobre todo en las grandes ciudades de la provincia que actualmente están en manos de los insurgentes. ¿Es una táctica de los talibanes?

Jean-Charles Jauffret: Es un arma desde el punto de vista de los talibanes, porque se dan cuenta de que el gobierno de Kabul no puede con ellos. Actualmente hay 3,5 millones de afganos que vagan por los distritos del país, que no saben a dónde ir. Y es un poco un argumento de chantaje, porque en cuanto los talibanes controlan las carreteras y los suministros, los refugiados son un arma para ellos. Evidentemente, los miembros de las fuerzas de seguridad afganas, del gobierno de Kabul, son reacios a tomar medidas drásticas, especialmente la fuerza aérea, porque saben que hay civiles mezclados con combatientes talibanes. Es bastante sórdido pero eficaz como estrategia para asfixiar una ciudad como Laškar Gāh, Herāt o Kandahar.

Pienso mucho en los desafortunados que sirvieron el Estado: siempre nos olvidamos de los pequeños funcionarios, militares o policías que son masacrados. Pienso en la masacre de la región de Spin Boldak, donde se encontraba la antigua base de las fuerzas especiales francesas, en la frontera pakistaní. Y pienso sobre todo en lo que está ocurriendo, este gigantesco encierro de un pueblo en nombre de una sharia aplicada en su versión más retrógrada. Tengo un pensamiento muy doloroso para las mujeres que estarán de nuevo en el infierno y para todos los que tenían acceso a la cultura, los estudiantes, los que tenían la mirada puesta en el futuro, en la modernidad, y que se van a ver sumidos de nuevo en la Edad de Piedra, la Edad de Piedra de los talibanes, que es absolutamente sórdida.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas