Saltar al contenido principal

Irán intercambió detenida australobritánica por tres iraníes

4 min
Anuncios

Teherán (AFP)

La académica australobritánica Kylie Moore-Gilbert, condenada a 10 años de cárcel por espionaje a favor de Israel, fue liberada el miércoles por Irán en un intercambio de tres iraníes detenidos en el extranjero.

Tras más de 800 días detenida, esta especialista de Oriente Medio reconoció que su salida de Irán tiene un sabor "agridulce" pese a las "injusticias" infligidas.

"Vine a Irán como amiga con buenas intenciones", afirmó en un comunicado publicado por el gobierno australiano, en el que rinde homenaje a los "iraníes cálidos de corazón, generosos y valientes". La investigadora también se alegró en dicho texto del fin de una "prueba larga y traumatizante" y aseguró que el apoyo recibido durante su detención "era lo que más contaba" para ella.

Su familia y sus allegados también manifestaron en un comunicado el enorme alivio tras las primeras imágenes de la televisión iraní que mostraban a la joven después de su liberación.

Las imágenes mostraron a Moore-Gilbert en el aeropuerto junto a la embajadora de Australia en Teherán, Lyndall Sach.

El primer ministro australiano Scott Morrison, que habló con la investigadora, también se alegró de su liberación. "Es una persona extraordinariamente fuerte, inteligente y valiente, capaz de superar este calvario", declaró a la cadena de televisión Channel 9.

"Un empresario y (otros) dos ciudadanos iraníes detenidos en el extranjero (...) fueron liberados a cambio de la espía con doble nacionalidad que trabajaba" para Israel, informó el sitio internet de la cadena de televisión Iribnews.

La web de la cadena estatal no da ninguna precisión adicional sobre el intercambio pero exhibe un video en el que tres hombres son recibidos con honores por el vicecanciller iraní Abas Araghchim así como algunos planos de Moore-Gilbert en el aeropuerto.

Según el diario Sydney Morning Herald, se trata de Mohamad Khazaei, Masud Sedaghat Zadeh y Saeed Moradi, que estaban detenidos en Tailandia tras un intento fallido de asesinato de diplomáticos israelíes en 2012. Moradi perdió las dos piernas en una explosión fallida contra los diplomáticos.

La detención de Moore-Gilbert, profesora de estudios islámicos en la Universidad de Melbourne (Australia), fue confirmada en septiembre de 2019, pero su familia indicó que había sido encarcelada varios meses antes. Ella siempre negó ser espía.

Condenada a 10 años de cárcel por trabajar supuestamente para Israel, la joven siempre ha negado ser una espía.

"Una buena noticia procedente de Irán es poco frecuente", reaccionó la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional en Twitter. "Es un enorme alivio oír hablar de su liberación".

La prensa iraní apenas informó sobre su caso y las pocas informaciones disponibles sobre ella provenían de autoridades australianas, de su familia y diarios británicos o australianos.

Según el diario británico The Guardian, habría sido detenida en septiembre de 2018 en el aeropuerto de Teherán tras haber participado en una conferencia académica.

En las cartas publicadas en enero por The Guardian y el Times, decía que había rechazado una oferta de los iraníes para espiar para ellos.

- "Prisionera política inocente" -

"No soy una espía. Nunca fui espía", escribió.

Moore-Gilbert también aseguró en estas misivas escritas entre junio y diciembre de 2019 que se sentía "abandonada y olvidada" y describía una existencia precaria y llena de privaciones, sin visitas ni llamadas y con problemas de salud frecuentes.

Firmaba "una presa política inocente" y pedía ser trasladada a una sección general de mujeres de la cárcel de Evine, en Teherán, después de estar meses aislada en una pequeña celda iluminada permanentemente que "afectó gravemente" a su salud.

Finalmente fue trasladada a esa sección, donde frecuentó a la universitaria franco-iraní Fariba Adelkhah y la irano-británica Nazanin Zaghari-Ratcliffe.

Su comité de apoyo informó a finales de octubre que había sido trasladada a la cárcel de mujeres de Qarchak, reservada a las detenidas de derecho común, antes de volver a Evine.

Por su parte, Fariba Adelkhah fue detenida en junio de 2019 y condenada a cinco años de cárcel por "colusión con vistas a atentar contra la seguridad nacional" y "propaganda contra el sistema" político de la República Islámica, acusaciones que niega. Desde octubre está en prisión domiciliaria.

También es la situación de Zaghari-Ratcliffe, amenazada con un nuevo juicio tras haber sido condenada a cinco años de cárcel por complot contra la seguridad nacional, lo que niega.

Irán, que no reconoce la doble nacionalidad, denuncia como "injerencia inaceptable" los llamados de París y Londres a liberar a estas dos mujeres.

Las detenciones de extranjeros, especialmente binacionales, acusados por lo regular de espionaje, aumentaron después de la retirada unilateral en 2018 de Estados Unidos del acuerdo internacional sobre el tema nuclear iraní y la aplicación de sanciones.

Aunque en los últimos meses Irán ha procedido a intercambiar varios prisioneros con países que tienen condenados iraníes o amenazados de extradición a Estados Unidos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.