Parisinos intentan salir de la ciudad antes del confinamiento

Parisinos esperan para entrar en un tren en la estación de Montparnasse, en Francia, el 19 de marzo de 2021
Parisinos esperan para entrar en un tren en la estación de Montparnasse, en Francia, el 19 de marzo de 2021 Ludovic Marin AFP
Anuncios

París (AFP)

Salir de París antes de quedarse encerrado. Las estaciones de trenes estaban atestadas de personas que intentaban salir de la ciudad este viernes, horas antes del inicio de un tercer confinamiento de un mes en la capital francesa.

En la estación Montparnasse, que conecta la capital con Bretaña y el suroeste, todos los trenes estaban prácticamente llenos tras una avalancha de reservas de última hora.

Apenas el primer ministro Jean Castex anunció a última hora del jueves el nuevo confinamiento, que se aplicará a partir de la medianoche en París y otros 15 departamentos, que suman 21 millones de habitantes, muchos franceses comenzaron a hacer sus maletas.

Maïwenn, una estudiante de 19 años, decidió abandonar su pequeño apartamento en la capital para pasar el resto del curso universitario con su familia en Saint-Brieuc, en las Costas de Armor (noroeste).

"Me voy a quedar allí hasta el final del semestre", previsto para mediados de abril, dijo. "Hace más o menos un año que nuestros cursos son a distancia, así que estamos empezando a acostumbrarnos".

Un portavoz del operador ferroviario nacional SNCF dijo a la AFP que los trenes a Bretaña, Lyon y el suroeste estaban completos el viernes por la mañana, frente a un nivel de ocupación de entre 60% y 70% los últimos viernes.

La compañía constató también un aumento de las reservas de 20% para este fin de semana. Entre los destinos más populares están Burdeos, Lyon y Marsella.

No obstante, se espera que el éxodo de parisinos sea menor que el registrado el pasado mes de marzo, cuando se decretó el primer encierro por la pandemia de covid-19, sobre todo para las familias con niños, ya que esta vez las escuelas permanecerán abiertas.

"Si no fuese por las escuelas, nos iríamos lejos de París", dice a la AFP Viviana, madre de dos niños de 5 y 7 años, que admite vivió hace un año una "pesadilla" encerrada en sus apartamento de 60 m2 en el sur de la capital francesa, una de las más densamente pobladas del mundo.

"Por lo menos esta vez podremos salir a tomar aire en los parques", añade, con alivio.

- Vacaciones canceladas -

El nuevo confinamiento, el tercero en un año, será menos rígido que los dos anteriores: además de los supermercados y farmacias, los parques, peluquerías, librerías y tiendas de música se mantendrán abiertos y se podrán realizar actividades al aire libre en un radio de 10 kilómetros del domicilio sin límite de tiempo.

Arrastrando dos maletas, Laurence, de 58 años, se apura para tomar un tren con destino a Pau (sur), para unas vacaciones de tres días previstas desde hace varias semanas, que no excluye prolongar en vista de las nuevas medidas.

Otros tuvieron que resignarse a cancelar sus vacaciones. "Había hecho una reserva para finales de mes en la bahía de Arcachon (oeste) para celebrar con mi esposa nuestros 10 años de casados", suspira David, de 35 años. "Iban a ser nuestras primeras vacaciones desde agosto del año pasado", añade resignado.

Para limitar los riesgos de propagación del virus, los viajes interregionales en los 16 departamentos del país afectados por las nuevas restricciones quedarán prohibidos a partir de la medianoche, salvo "motivos imperiosos o profesionales".

Tras haberse resistido durante semanas, el ejecutivo francés se vio obligado a confinar a una parte del país tras un fuerte rebrote de covid-19, provocado principalmente por las nuevas variantes del virus, que tienen a los hospitales de la capital casi colapsados.

En las últimas 24 horas se registraron casi 35.000 nuevos casos en el país, que supera los 90.000 decesos en un año. Además, hay 4.246 enfermos hospitalizados en cuidados intensivos, un máximo desde finales de noviembre.

burs-meb/es