Las pruebas-test sin público en Tokio dan una idea de lo que serán los Juegos

Anuncios

Tokio (AFP)

Análisis diarios, tribunas vacías, controles... Las competiciones preolímpicas organizadas en Tokio a pesar del estado de alarma sanitaria dan una idea de lo que pueden ser los Juegos de este verano (boreal).

Las pruebas test que están teniendo lugar estos días en Japón buscan convencer a la población local de que los Juegos de verano (23 de julio al 8 de agosto) se pueden organizar "en absoluta seguridad", cuando muchas voces se oponen a que su celebración por la situación sanitaria del país.

El domingo, más de 400 atletas (9 de los cuales venían del extranjero) participaron en una prueba de atletismo ante las gradas vacías del Estadio Olímpico de Tokio.

A pesar de que los altavoces del estadio difundían audio grabado de público, el esprinter estadounidense Justin Gatlin consideró que "es raro correr en un estadio sin aficionados", tras haberse hecho con los 100 metros.

Sin embargo, este ambiente puede ser un anticipo de lo que se encuentren los atletas en agosto, toda vez que se tuvo que retrasar un año la celebración de los Juegos por la pandemia de coronavirus y que se prohibió entrar en Japón a espectadores extranjeros. En junio, los organizadores decidirán si autorizan el acceso de público local y bajo qué condiciones.

Un centenar de personas se manifestaron el domingo en los alrededores del estadio contra la celebración de los Juegos en verano.

"La cifra de contagios en Tokio y Osaka es muy alta, y hay muchos casos graves", declaró un manifestante, Takashi Sakamoto. "Me gustaría que el dinero (para los Juegos) se destinase a los hospitales", declaró a la AFP.

Según un sondeo publicado el lunes por el diario Yomiuri, el 59% de los encuestados desean la anulación de los juegos, un 23% está a favor de que se celebren sin público y un 16% a que se haga con limitación de aforo. Este sondeo no preguntó sobre un nuevo aplazamiento.

Otra encuesta realizada por la cadena de televisión TBS reveló que un 37% está a favor de su anulación, mientras el 28% de los encuestados deseaba que se aplazaran los Juegos.

- "Más que seguro" -

El Primer ministro japonés, Yoshihide Suga defendió el lunes en el Parlamento que no había nunca "puesto por delante los Juegos Olímpicos" y que su prioridad era "la vida y la salud del pueblo japonés".

A pesar de que una petición por internet pidiendo la cancelación de los Juegos recabó más de 315.000 firmas desde el miércoles pasado, los organizadores aseguran que este evento mundial se puede llevar acabo sin peligro, respetando las estrictas reglas para evitar contagios.

"Me sentí más que seguro", declaró Justin Gatlin. "Me han hecho test todos los días, tanto de saliva como nasales por la mañana. La burbuja es muy eficaz. La única vez que he estado en el exterior fue cuando subimos al bus para ir al estadio".

Estas reglas ya fueron aplicadas el fin de semana pasado durante la Copa del Mundo de salto de trampolín, en la que se dieron cita 200 saltadores de 50 países.

"Hemos escupido en muchos tubos", declaró el saltador británico Tom Daley. "Sabíamos cómo era aquí".

Pero para el director deportivo alemán Lutz Buschkow, las restricciones pueden ser un poco claustrofóbicas. "Lo más frustrante es que no podemos respirar al aire libre. Es una carga tanto para los deportistas como para los entrenadores".

Los organizadores avisaron de dos casos de coronavirus durante las pruebas test: un entrenador de salto que dio positivo a su llegada a Japón y un miembro de un equipo directivo de remo, positivo durante la competición.

Sin embargo, estos dos casos no llevaron consigo la anulación de las pruebas, y no se han comunicado de momento más positivos.