Parlamento Europeo acusa a Marruecos de usar niños para presionar a España

La sesión plenaria del parlamento europeo en Estrasburgo, Francia, el 9 de junio de 2021
La sesión plenaria del parlamento europeo en Estrasburgo, Francia, el 9 de junio de 2021 Julien Warnand POOL/AFP
Anuncios

Estrasburgo (Francia) (AFP)

El Parlamento Europeo condenó este jueves en una Resolución el uso de migrantes, incluyendo niños, en los controles fronterizos entre Marruecos y la ciudad de Ceuta para presionar políticamente a España.

La resolución fue adoptada por 397 votos a favor y 85 en contra, con 196 abstenciones, y lamenta que niños y menores de edad hayan participado en el cruce masivo hacia Ceuta "poniendo en peligro evidente sus vidas y su seguridad".

El documento "rechaza la utilización por parte de Marruecos de controles de fronteras y migración, especialmente de menores no acompañados, como medio de presión politica sobre un estado miembro de la UE".

En mayo, el agravamiento de una disputa bilateral hizo que las autoridades marroquíes levantaran temporariamente los controles fronterizos con Ceuta, gesto que motivó la súbita llegada de unos 10.000 migrantes al territorio español.

Las imágenes de familias enteras tratando de llegar a Ceuta inclusive en botes improvisados o saltando vallas recorrieron el mundo y motivaron una enérgica reacción de la UE, ya que la frontera entre Ceuta y Marruecos es una frontera terrestre europea.

En su resolución, los eurodiputados pidieron a España y Marruecos que colaboren para permitir la repatriación de los menores hasta sus familias, que debe guiarse por el interés superior del niño y llevarse a cabo de conformidad con el Derecho nacional e internacional,

Durante los debates, el legislador conservador español Juan Ignacio Zoido afirmó en el plenario que Ceuta y Melilla -otro territorio bajo control español enclavado en Marruecos- "forman parte de la Unión Europea".

"Por eso, los problemas de Ceuta y Melilla son europeos y sus fronteras son de toda la Unión [Europea]", insistió.

"Estamos obligados a entendernos y a superar por las vías del diálogo y la diplomacia las diferencias que surjan. Y las relaciones de buena vecindad deben presidir la convivencia entre marroquíes y europeos", expresó.

Por su parte, el legislador socialista español Nacho Sánchez Amor lamentó que ante un descuerdo como el que enfrentó a Marruecos y España "se opte por abandonar los cauces del diálogo diplomático para recurrir a formas de presión impropias de estados amigos (...) poniendo en riesgo a miles de personas, muchas de ellas menores".

La crisis bilateral estalló por la irritación de Marruecos por la hospitalización en España de Brahim Ghali, líder de los independentistas sarahuis del Frente Polisario, abiertamente enfrentado al gobierno marroquí, que no renuncia a su soberanía sobre la región del Sáhara Occidental.