Enfoque Internacional

Impuesto a los GAFAM: Washington descarta una guerra comercial con Europa

Audio 02:30
Logotipos de Google, Apple, Facebook et Amazon.
Logotipos de Google, Apple, Facebook et Amazon. © AFP / DENIS CHARLET

La nueva administración Biden ha suspendido las amenazas de barreras arancelarias de Donald Trump por el diferendo ligado a los impuestos a los gigantes digitales. Varios países europeos instauraron impuestos a los GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft) ante el estancamiento de las negociaciones multilaterales para armonizar las reglas de recaudación fiscal.

Anuncios

Además de los temas migratorios y sanitarios, la economía no escapa al viraje demócrata que opera la Casa Blanca desde la llega de Joe Biden.

Tras meses de negociaciones suspendidas por la incertidumbre electoral, la Casa Blanca ha mostrado esta semana su buena disposición en destrabar el diálogo multilateral sobre los impuestos a los gigantes de internet como Google Apple y Facebook, conducido bajo la égida de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

A pesar de un consenso de 137 países para que los llamados GAFAM paguen impuestos en los países donde tienen usuarios, Estados Unidos arrastraba los pies para instaurar reglas comunes. Las negociaciones en la OCDE debían concluirse en 2020 pero las condiciones demasiado exigentes de Washington, que quería que el nuevo impuesto fuera opcional, congelaron el diálogo.

Mientras tanto, cerca de 40 países decidieron establecer impuestos a las empresas digitales, de manera unilateral. “Se ve que los países quieren tener una solución a este problema. Lo entiendo porque hemos estado trabajando en este tema desde 2013”, recuerda Grace Pérez Navarro, subdirectora del centro de administración de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Francia, por ejemplo, ha recaudado en 2019 cerca de 400 millones de euros con el impuesto a los gigantes digitales extranjeros y España, donde entra en vigor un impuesto similar este año, espera recaudar más de 900 millones de euros.

A raíz de la instauración de dicha tasa, la Casa Blanca, furiosa con un impuesto que concernía en prioridad a empresas estadounidenses, amenazaba con imponer represalias arancelarias contra varios productos franceses como los quesos, el champagne o las carteras de lujo.

La nueva administración Biden descartó finalmente las amenazas de guerra de aranceles que Donald Trump hacía pesar contra países como Francia.

La nueva secretaria del Tesoro, Janet Yellen, se ha dicho dispuesta a encontrar una solución multilateral para establecer reglas fiscales comunes. “Ahora esperamos poder avanzar con el nuevo equipo estadounidense”, dijo a RFI Grace Pérez Navarro.

Para escuchar la entrevista completa, hacer clic en el player arriba de la foto.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas