Enfoque Internacional

Putin responde con burlas a las acusaciones de Biden, que lo llamó 'asesino'

Audio 02:32
El entonces primer ministro ruso Vladimir Putin recibió al vicepresidente estadounidense, Joe Biden, el 10 de marzo de 2011.
El entonces primer ministro ruso Vladimir Putin recibió al vicepresidente estadounidense, Joe Biden, el 10 de marzo de 2011. ©Reuters

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha respondido con burlas a su homólogo estadounidense Joe Biden, que lo tachó de "asesino" durante una entrevista en televisión. "El que lo dice lo es", soltó Putin, sonriendo. Pero pese a la ironía, las relaciones entre ambas naciones se han tensado, como constatan dos analistas para RFI.

Anuncios

Moscú ha calificado de inaceptables las declaraciones del presidente estadounidense Joe Biden. El miércoles respondió afirmativamente a un periodista sobre si Putin era "un asesino", en una entrevista con la cadena ABC. El Kremlin ha llamado a consultas a su embajador en Washington, en medio de una disputa que podría sumir la relación entre ambos rivales geopolíticos en una nueva espiral de tensiones, a pesar de que ambas potencias habían expresado su voluntad de cooperar en casos de interés común tras la llegada del nuevo presidente estadounidense a la Casa Blanca.

"El que lo dice lo es", soltó Putin este jueves, sonriendo, según unas declaraciones retransmitidas por la televisión rusa. "No se trata únicamente de una expresión infantil, de una broma. Tiene un sentido profundo y psicológico. Siempre vemos en los demás nuestras propias cualidades, pensando que son como nosotros", declaró.

Las palabras de Joe Biden han sorprendido a los analistas de medio mundo y contradicen la imagen de un presidente conciliador en el plano internacional, con el retorno a instituciones multilaterales como la OMS, que su antecesor Donald Trump abandonó.

“Quizá lo que quiere es reafirmar una posición más intransigente con las políticas de Putin, en Oriente Medio o en Libia”, señala a RFI Ruth Ferrero-Turrión, profesora de Ciencias Políticas y Estudios Europeos en la Universidad Complutense de Madrid. “La política exterior de Biden buscaba volver al eje Atlántico, mejorar las relaciones con Europa, pero precisamente las relaciones entre Rusia y Europa también están muy deterioradas y esto hace que se enquisten los desencuentros entre las potencias”, añade.

Las relaciones entre Moscú y Washington y, en general, entre Rusia y los países occidentales, se han deteriorado desde hace años, a raíz de la anexión de Crimea, la guerra en Ucrania, el conflicto en Siria y el envenenamiento y posterior encarcelamiento del opositor ruso Alexéi Navalny, entre otros asuntos.

Joe Biden ha prometido ser más firme de lo que fue Trump con Rusia, por lo que esta “puede ser una declaración hecha de cara al público estadounidense”, apunta Natividad Fernández, profesora de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales en la Universidad de Zaragoza. “Y al mismo tiempo que se manifiesta políticamente, seguir manteniendo las relaciones con Rusia en términos económicos. Esto quiere decir que se imponen sanciones pero, donde interese, se sigue manteniendo esa relación”, prosigue.

Precisamente ayer el gobierno estadounidense anunció que extendía las restricciones a las exportaciones de productos sensibles a Rusia, casi al mismo tiempo que Biden insistía en la entrevista con ABC en que desea "trabajar" con los rusos en temas que sean "de mutuo interés".

“Este enfrentamiento no conduce a nada”, señala Natividad Fernández. “Estados Unidos y Rusia están obligados, por ejemplo, a colaborar para acabar con el conflicto de Siria, para luchar contra el terrorismo, para salir de una crisis económica, etc. Y el único beneficiario de este enfrentamiento es China. A Europa esto tampoco le beneficia, porque el gran reto para nuestras democracias es China”, concluye.

Con AFP

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas