Escala en París

Stéphen Rostain: 'Las próximas pandemias saldrán de la Amazonía'

Audio 20:46
El arquéologo francés Stéphen Rostain conoce la Amazonía desde hace 35 años. Teme que la próxima pandemia salga de esa selva.
El arquéologo francés Stéphen Rostain conoce la Amazonía desde hace 35 años. Teme que la próxima pandemia salga de esa selva. © RFI

Para las poblaciones originarias que viven en el vasto territorio de la Amazonía, la llegada de la pandemia de la Covid recuerda la pesadilla que provocó la conquista europea cinco siglos atrás. En "Escala en París", Stéphen Rostain nos habla de lo que se juega en ese lugar del mundo, más grande que todos los países de la Unión Europea reunidos. El arqueólogo que se llevó el gran premio de Arqueología en 2020, publicó recientemente 'Amazonia, arqueología de mujer'.

Anuncios

El covid-19 se ha ensañado con la población brasileña, en gran parte por la inacción del gobierno Bolsonaro. El arqueólogo Stéphen Rostain, que lleva 35 años estudiando la Amazonía, ha publicado artículos en los que afirma que la más afectada es la población de origen amerindio.

En sus publicaciones, el arqueólogo francés se pregunta si este virus puede provocar mayores daños en esa población que la hecatombe causada por la llegada de los europeos hace más de 500 años.

“El problema es que los indígenas de la Amazonía están recibiendo nuevamente una enfermedad que viene desde afuera. Esta población no tiene naturalmente las mismas defensas. Durante la conquista, tuvo sarampión, muchas gripes, etc. Ahora lo que vemos es que la tasa de mortalidad es dos veces superior es la población autóctona que en el resto de Brasil”, comenta.

La Amazonía precolombina, un hormiguero

“La pandemia llegó desde febrero o marzo a la Amazonía, muy temprano. A veces en los hospitales nos los recibían”, agrega. Como hace 500 años, a las poblaciones indígenas les toca ingeniárselas para no desaparecer. Se estima que nueve de de cada diez indígenas fallecieron entonces. 

“La Amazonía de la conquista, y mucho antes, no era la misma de hoy en día, cuenta Rostain.  Probablemente ya hubo pandemias. La difusión de esas enfermedades en esa época era muy rápida porque había una red de caminos entre los pueblos y de contactos. Hay que pensar la Amazonía precolombina como un hormiguero donde la gente se mueve permanentemente. Por eso la conquista fue tan desastrosa, porque a veces las enfermedades europeas llegaron primero que los conquistadores a algunos poblados”

“Los indígenas que estaban enfermos se iban de viaje y entraban en contacto con otros pueblos. Cuando los conquistadores llegaban ya todos estaban muertos. La reacción que tuvieron entonces los pueblos autóctonos es la misma que ahora: cierran el pasaje, evitan los contactos y buscan medicinas con las plantas, tienen casi 40 000 especies, sin olvidar entrar en contacto con los espíritus de la selva”, explica.

“Más que un pulmón, la Amazonía es un pozo"

El gobierno Bolsonaro facilita la explotación de la Amazonía. Analistas afirman que esa región dejo de ser el pulmón del mundo; emite más CO2 que lo que es capaz de absorber.

“Más que un pulmón, la Amazonía es un pozo que absorbe el dióxido de carbono. Con la deforestación, la superficie de esa selva se ha reducido de casi un 40% de los últimos 40 años, y por supuesto ya no tiene la misma capacidad. Entre 2000 y 2018 la selva ha perdido el equivalente de la superficie de España”, subraya.

Es este sombrío panorama que hace que Stéphen Rostain tema lo peor: “Las primeras pandemias como el VIH salieron de África tropical. Las siguientes salieron del sureste de Asia y me temo que las próximas van a salir de la Amazonía”.

El investigador explica que es el resultado de la deforestación, poner en contacto animales, virus y humanos que nunca han convivido. Una tendencia que se acentúa con el gobierno brasileño actual porque “Bolsonaro dice que la selva tiene que producir”.

Stéphen Rostain lamenta que los esfuerzos para proteger la fauna y la flora amazónicas que se aceleraron en los años 2000 “se han ido al suelo en un solo mandato”.

Amazonía, arqueología de mujeres

El arquéologo está por publicar un nuevo libro sobre la gestión de los recursos naturales en la Amazonía. Se trata de comparar cómo los indígenas manejan la selva y cómo lo hacen otras entidades ajenas al territorio. Su conclusión: la selva virgen no existe.

Entre tanto el investigador ha rendido homenaje a sus colegas arqueólogas en su libro ‘Amazonie, l’archéologie au féminin’, (Amazonía, arqueología de mujeres).

“En tantos años trabajando en la zona, me di cuenta de que son más numerosas que los hombres. Es el único lugar del mundo, hay dos veces más. A pesar de eso, sus trabajos científicos son muy poco citados”, subraya. Y eso a pesar de que fueron dos mujeres que impulsaron la arqueología amazónica y que desde los años 2000 son ellas quienes le han dado su título de nobleza.

 

#EscalaenParís también está en Facebook.  Un programa realizado por Souheil Khedir, Fabien Mugneret y Stéphane Défossez. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas