Escala en París

¿Por qué el cambio climático influye en el sabor del vino?

Audio 13:16
Iñaki García de Cortazar, ingeniero agrónomo investigador en el Instituto Nacional de agricultura, alimentación y medio ambiente de Francia INRAE.
Iñaki García de Cortazar, ingeniero agrónomo investigador en el Instituto Nacional de agricultura, alimentación y medio ambiente de Francia INRAE. © RFI

En los últimos meses hemos asistido alrededor del planeta a fenómenos meteorológicos extremos como las fuertes inundaciones en Alemania o Bélgica o las altas temperaturas en Canadá y Estados Unidos. En el mes de abril en Francia, en plena primavera, las temperaturas cayeron hasta los menos cinco grados provocando fuertes heladas en los viñedos.

Anuncios

Para no echar a perder la producción de uva los viticultores de la región vinícola de la Borgoña encontraron en el fuego a su mejor aliado así que decidieron hacer hogueras por la noche para evitar que se helara la vid. Analizamos este fenómeno con Iñaki García de Cortázar, ingeniero agrónomo que trabaja en el Instituto Nacional de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de Francia.

RFI:¿Las heladas que hubo en Francia en primavera son un signo del cambio climático?

Iñaki García: Las heladas son algo que ocurre cada año, pero este 2021 la particularidad es que han cubierto todo el territorio nacional. En general, las heladas están disminuyendo con el cambio climático. Tenemos cada vez menos días fríos. Lo que sí que es un signo del cambio climático es que la vegetación empieza su desarrollo cada vez más temprano. Y entonces lo que ha ocurrido este año con la viticultura y con los árboles frutales es que las flores y las yemas de los brotes de la viña ya habían empezado a crecer cuando se produjo la helada general que ha destruido la mayoría de las producciones en Francia.

RFI: ¿De qué manera estos cambios en el clima están modificando la uva? ¿Bebemos el mismo vino que hace 40 años?

Iñaki García: El vino está cambiando bastante y además lo hemos podido observar porque esa es una de las particularidades de nuestro trabajo, miramos lo que va a pasar en el futuro pero lo primero que hacemos es mirar lo que ya ha pasado. Y lo que observamos es que en estos últimos cuarenta años ha aumentado la cantidad de azúcar en la uva y ha bajado su acidez lo que genera un producto que cuando los enólogos tienen que trabajar con él se produce más alcohol o menos acidez dentro del vino y entonces sí, los vinos han cambiado, en los últimos 40 años se ha ganado cuatro grados de alcohol y al mismo tiempo hemos bajado de medio gramo por litro, que es bastante, de acidez. Esto genera vinos con tipicidad y complejidad diferentes de lo que conocíamos hasta ahora.

RFI: ¿Algún día tendremos que ir al norte de Europa a hacer vino o cultivar naranjas?

Iñaki García: Una de las estrategias de adaptación ante el cambio climático es evolucionar los sistemas de producción que tenemos. La viticultura tiene cada vez mejores condiciones para desarrollarse en el norte, ya tenemos territorios donde no era típica la viticultura y donde la viña ya existe como Bretaña, en el norte de Francia o en Suecia ya empieza a haber parcelas de viña. Lo que no sabemos es si va a ser económicamente viable como para imaginar que tendremos viñedos de una importancia suficiente para entrar en competencia con los viñedos actuales.  Hay que adaptar la producción en el sur de Francia teniendo en cuenta la agroecología. También pueden hacerse cambios en el calendario de la siembra por ejemplo o la introducción de nuevas variedades adaptadas o el desarrollo del riego.

 

#EcalaenParís también está en Facebook.  Un programa coordinado por Florencia Valdés , realizado por Yann Bourdelas, Fabien Mugneret, Stéphane Défossez

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas