Saltar al contenido principal
Francia hoy

La fobia a la vacuna, otra epidemia en Francia

Audio 13:12
Vacunación. Ilustración.
Vacunación. Ilustración. Robyn Beck AFP/File
Por: Raphael Morán
21 min

La llegada de las primeras vacunas contra la Covid-19 es inminente y representa, según los científicos, “una luz” para salir del túnel de la epidemia. En muchos países, sobre todo occidentales, crece sin embargo la desconfianza frente a las vacunas. Francia es uno de ellos.  

Anuncios

-Por @raphamoran-

“Es una esperanza”, reconoce Jean-Paul Lambert, a propósito de la elaboración de las vacunas contra la Covid-19. Sin embargo, este franco mexicano que forma parte de la organización E3M de familiares afectados por las sales de aluminios, una sustancia contenida en las vacunas, advierte que ni él ni su familia se inyectarán la nueva vacuna contra la Covid-19.

Hace unos años, un miembro de su familia desarrolló una enfermedad que, según lo que afirma, podría estar vinculada con vacuna contra la hepatitis B. Por eso, Jean-Paul prefiere esperar, para ver si la vacuna anti Covid tendrá efectos secundarios que no se han observado hasta ahora en las fases de experimentos clínicos.

Al igual que Jean Paul, el 46% por ciento de los franceses rechazaría vacunarse de inmediato contra la Covid19, según una reciente encuesta de opinión de IPSOS .

RFI visitó varias páginas de Facebook, y tuvo acceso a chats de WhatsApp y Telegram donde los usuarios comparten sus dudas y sus teorías sobre la vacunación.

“Con la crisis del coronavirus, pasó algo inédito: por primera vez, el público pudo observar en tiempo real el proceso científico. Ha salido mucha información científica en los medios para el gran público. Datos que acababan de ser publicados. La gente descubrió que este tipo de datos pueden ser publicados, deben ser consolidados, pero que a veces son refutados o cuestionados por otros datos. El debate científico, que se lleva a cabo tradicionalmente en los congresos y las revistas científicas se desplazó a la esfera pública y hay gente que pudo haberse sentido un poco perdida, o frustrada”, constata Pierre Marschall.

Este doctor en inmunología se dio a la tarea de escuchar estas dudas, y responderlas con argumentos, con el fin de contrarrestar las teorías conspirativas. Marschall modera el grupo Facebook "Vaccins France Informations & Discussions, que agrupa a cerca de 8.000 internautas, muchos ellos padres y madres de familia perplejos.

Hoy las grandes interrogantes del público sobre las vacunas Covid tienen que ver con la nueva tecnología de vacunación, como el ARN de Moderna BioNtech y Pfizer. La gente se pregunta cómo se ha podido desarrollar esta vacuna con tanta rapidez mientras que antes tomaba años para hacer una vacuna eficaz. La otra gran pregunta es si la duración de los ensayos clínicos ha sido suficiente como para identificar los efectos secundarios que pueden surgir mucho tiempo después”, detalla Marschall.

Escuche aquí el audio reportaje:

¿Debe preocuparnos la inédita rapidez en la elaboración de la vacuna? “No”, responde a RFI Brigitte Autran, profesora emérita de inmunología en la Universidad de la Sorbona, y miembro del comité científico que asesora al gobierno francés sobre las vacunas. "Nos hemos beneficiado de progresos tecnológicos y científicos notables, que permitieron elaborar muy rápidamente estas vacunas, como las de tipo ARN mensajero. Las otras vacunas de tipo vector recombinantes, como la de Oxford Astra Zeneca o Janssen ya fueron usadas contra el Ebola, y han demostrado su perfecta capacidad en prevenir la enfermedad”, recuerda la científica francesa.

Autran explica que la rapidez en la elaboración de las vacunas contra la Covid-19 se debe a dos factores.

“Por una parte tenemos tecnologías que nos permiten serlo. A partir del momento en el que aislamos el gen de un agente infeccioso, podemos hacer una vacuna. Es algo que no existía antes. Por otra parte, hubo una gran coalición internacional, liderada principalmente por la OMS, para reducir al mínimo los plazos entre las diferentes fases de desarrollo de las vacunas. En general se necesitan años para obtener fondos, para los acuerdos de las agencias reglamentarias, porque no hay urgencias. Con la Covid, ha habido muchos fondos sobre la mesa, y un consenso para que los expertos puedan trabajar rápido y acortar los plazos. No se han saltado ninguna etapa de revisión de la seguridad de la vacuna", dice Brigitte Autran.

Sobre los efectos secundarios de las diferentes vacunas contra el nuevo coronavirus, Autran asegura que “sabemos que con las vacunas de tipo ARN mensajero, no se han suspendido los ensayos clínicos, en ninguna de las fases. Lo que significa que no ha habido efectos indeseables graves. Los voluntarios toleraron bien la vacuna. Ha habido poca fiebre, poca reacción general aunque la vacuna sí duele en el punto de inyección."

Francia: desconfianza récord hacia las vacunas

A estos cuestionamientos que surgen ante la llegada inesperada y tan rápida de nuevas vacunas, se suman otros interrogantes. Un sector significativo de los franceses, entre ellos muchos padres y madres de familia, cuestiona la obligatoriedad de la inoculación de 11 vacunas a temprana edad, desde 2018.

“Ya antes de la crisis de la Covid existían interrogantes comunes, que forman parte del mito urbano sobre la vacunación. Son cuestionamientos antiguos, que fueron legítimos pero refutados luego: se pensó por ejemplo que había un vínculo entre el autismo y la vacuna sarampión-paperas-rubeola, o la idea de un posible vínculo entre la esclerosis múltiple y la vacuna contra la hepatitis B, que surgió en los años 1990. Y en 2018 cuando se amplió la obligatoriedad de las vacunas para los niños surgieron también muchas preguntas", resume Pierre Marschall.

Lea nuestro reportaje ‘El país de Pasteur endurece su política de vacunación

Otra polémica recurrente en torno a las vacunas concierne la supuesta peligrosidad de las sales de aluminio, una sustancia añadida a las vacunas para desmultiplicar su efecto. En Francia, la organización E3M agrupa a personas que afirman padecer de enfermedades inducidas por las sales de aluminio. “Hay bomberos o enfermeros que fueron obligados a vacunarse contra la hepatitis y que desarrollaron una miofascitis macrofágica a más largo plazo, cuando eran personas perfectamente bien de salud. El vínculo entre las vacunas y la enfermedad fue reconocido por la justicia y las víctimas recibieron indemnización”, cuenta Jean-Paul Lambert, miembro de la organización de familiares afectadas por las vacunas con sales de aluminio, E3M.

Al contrario, Brigitte Autran, inmunóloga, rechaza estas dudas en torno a las sales de aluminio. “Yo no tengo ninguna inquietud sobre las sales de aluminio. Es un componente de las vacunas desde hace casi 100 años. Y se han vacunado a miles de millones de personas. Si representaran un riesgo significativo, lo sabríamos. Además, las primeras vacunas contra la Covid19 no contienen sales de aluminio”, dijo a RFI.

Escándalos sanitarios en el pasado

La epidemia de Covid y la creación de nuevas vacunas no hizo sino agravar la desconfianza de los franceses hacia la política de vacunación del gobierno. “Hace dos años ya, una gran encuesta de opinión había mostrado que los franceses eran los campeones de la desconfianza contra las vacunas. Es lamentable, en el país de Pasteur”, apunta la inmunóloga Brigitte Auttran.

Según ella, se ha llegado a esta situación “probablemente a causa de los llamados escándalos médicos que se sucedieron. Es un sentimiento vinculado también a la imagen negativa que tiene la población de la estrategia francesa de vacunación contra la gripe H1N1" (en 2009).

La científica recuerda la polémica que suscitó la vacuna contra la hepatitis B: “Se le acusó de causar esclerosis múltiple, autismo, fatiga crónica o miofascitis macrofágica. Estas acusaciones fueron refutadas por todos los países y todas las asambleas médicas del mundo. Podemos asegurar con certeza que la vacuna contra la hepatitis no produce estas complicaciones. Lo mismo pasó con el papilomavirus. Lamentablemente, usted sabe que vivimos en un mundo en el que los rumores tienen más impacto que las informaciones sólidas."

“En el contexto actual, debemos restaurar la confianza. Tenemos, por suerte, varias vacunas que parecen muy eficaces frente a una epidemia que no termina. En medio de este confinamiento, las vacunas son una luz en el túnel", concluye Autran.

Florecen las teorías conspirativas

Mientras que algunos franceses prefieren esperar un tiempo antes de vacunarse, en otras esferas cunden los discursos radicales. Con la pandemia de Covid-19 se ha desatado otra epidemia: la de los rumores alarmistas y a veces conspirativas. Una de las más recurrentes afirma que las vacunas Covid-19 contienen nanopartículas que permitirán a las autoridades controlar a la población mediante la 5G.

“Las explicaciones grotescas no son un fenómeno nuevo”, se acuerda Pierre Marschall. “Pero la irrupción de las redes sociales potenció estas ideas. Y hay otro efecto: el de los algoritmos y las burbujas de resonancia. Una persona que se una a grupos y páginas de Facebook de tipo complotistas, recibirá notificaciones y recomendaciones de páginas y artículos que van en este sentido, sin recibir ninguna contradicción. Además, las publicaciones científicas están en inglés y hay que pagar para leerlas. Eso puede ser excluyente. Y las redes sociales incitan a la gente a agruparse, a alimentarse entre ellas con teorías infundadas. Es lo que dice la ley de Brandolini: es mucho más rápido lanzar una teoría falsa que verificarla y refutarla.”

Por muy virtuales que sea, los discursos anti vacunas tienen efectos en la vida humana.  Debido a que numerosos padres y madres de familia rechazan vacunar a sus hijos el sarampión resurge en países donde había desaparecido, como Reino Unido. Y causa muerte año tras año.

Entrevistados:

> Brigitte Autran, profesora emérita de inmunología en la Universidad de la Sorbona, y miembro del comité científico que asesora el gobierno francés sobre las vacunas

> Pierre Marschall, administrador del grupo Facebook "Vaccins France Informations & Discussions", y doctor en inmunología.

> Jean-Paul Lambert, miembro de la Organización de familias de víctimas afectadas por las vacunas con sales de aluminio, E3M.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.