Grandes Reportajes de RFI

Mallorca, zona cero de la crisis del turismo por el Covid

Audio 13:40
Las playas de Mallorca están prácticamente desiertas. 18 de abril de 2021.
Las playas de Mallorca están prácticamente desiertas. 18 de abril de 2021. © RFI

La isla de Mallorca es uno de los principales destinos turísticos de España y de Europa. Desde hace un año, la isla sufre los estragos de las restricciones por el Coronavirus porque su PIB depende en un 26% directamente del turismo e indirectamente, la mitad. Sin alemanes, ni ingleses, muchos negocios, hoteles y restaurantes permanecen cerrados. Otros han decidido abrir, a pesar de la falta de turistas y de las restricciones, con la mirada puesta en salvar la campaña de verano.

Anuncios

El Aeropuerto de Palma está tranquilo. Casi nadie por los pasillos, algo muy poco habitual para esta época del año que da inicio a la temporada alta.

“Vienen como 50 aviones al día y hace dos años eran casi 800 en la misma fecha”, explica Adrian, taxista y viviendo en la isla hace 20 años. Este galés trabaja muy poco desde que comenzó la pandemia y sobrevive gracias a la ayuda del Estado, el ERTE, desempleo técnico, y a que su mujer trabaja como funcionaria. Lo primero que pregunta es si vamos muy lejos para ver cuánto va a cobrar.

“Las ayudas no bastan porque con lo que ganamos en verano también tenemos que vivir en invierno. Ahora estamos cubriendo los costes y nada más”, cuenta.

Control de PCR negativo en el Aeropuerto de Palma de Mallorca, 18 de abril de 2021.
Control de PCR negativo en el Aeropuerto de Palma de Mallorca, 18 de abril de 2021. © RFI

Las calles del centro de Palma están desiertas

El centro de Palma está vacío. Las terrazas de los bares y de los restaurantes pueden abrir, pero sólo hasta las cinco de la tarde, de vuelta cierran y luego les permiten abrir dos horas para las cenas. El toque de queda es a las 11 de la noche. En la estrecha calle Apuntadores, donde cada bajo es un restaurante, el panorama es desolador, porque no hay ni siquiera espacio para poner mesas fuera.

En muchos establecimientos han colgado carteles para protestar contra las restricciones. Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021.
En muchos establecimientos han colgado carteles para protestar contra las restricciones. Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021. © RFI

Los dueños del restaurante Sa Volta han podido colocar cuatro mesas: “A estas horas esta calle estaría llena y con colas para comer”, explica Cándida que regenta el local junto a sus cuatro hermanos, Los Nieto. Tienen otro restaurante que permanece cerrado y sus 15 trabajadores en el paro. “Un día bueno hacemos unos 20 o 30 cubiertos y en tiempos normales se pueden hacer 2.000 cubiertos. No hay alemanes, ni franceses, ni ingleses, ni suizos. No sé qué pasará. Estamos aguantando a base de pedir préstamos y de no cobrar sueldo”, se lamenta.

Calle Apuntadores del centro histórico de Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021.
Calle Apuntadores del centro histórico de Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021. © RFI
 

La vuelta a la normalidad también depende de Reino Unido y Alemania

La incidencia del Covid-19 en Mallorca es bastante baja en relación a otros lugares. 60 casos por 100.000 habitantes. El objetivo es que en junio siga por debajo de los 100 y que se avance en la vacunación. El objetivo es que se vean a las islas Baleares en un destino seguro. En eso confían tanto el gobierno, como el sector hotelero y los empleados. Sin embargo, no sólo dependerá de la situación sanitaria local, sino también de las restricciones en los países de los turistas como Reino Unido y Alemania.

“Nosotros hemos controlado mucho mejor que otras regiones la situación epidemiológica. Tenemos proporcionalmente 19 veces menos muertos que Madrid. Pero ahora mismo no dependemos sólo de nosotros. Dependemos de nuestros principales mercados. Si nos pasa lo que ha hecho Alemania con Turquía que lo puso en zona de alto riesgo y con cuarentenas para vuelta y otras pruebas añadidas, está claro que la gente no va a venir a las islas”, explica Iago Negueruela, consejero de Económica, Trabajo y Turismo del gobierno balear.

Aunque los países emisores de turistas no impongan restricciones a los viajeros, todo parece indicar que las vacaciones en Mallorca serán mucho más tranquilas que otros años porque se mantendrán muchas restricciones en los locales cerrados lo que afectará al ocio nocturno.

Muchos locales han tenido que cerrar

A 11 kilómetros del centro de Palma, en la zona conocida como Maravillas donde la mayoría son turistas alemanes, casi todo está cerrado. Con el candado en las verjas y muchos carteles de se vende o se alquila. Hay unos 200 hoteles en este lugar, pero sólo el 10% ha abierto.

Supermercado cerrado cerca de la Playa de Mallorca, 19 de abril de 2021.
Supermercado cerrado cerca de la Playa de Mallorca, 19 de abril de 2021. © RFI

“No hay nadie pero estamos disfrutando mucho. El tiempo está perfecto, hay sol, estamos solos. Nos sentimos libres”, explica esta mujer de Bonn (Alemania) que esta mañana tiene la playa prácticamente para ella sola.  

Una situación privilegiada para los que han podido viajar porque disfrutan de una isla como muy pocas veces ha estado. Vacía, silenciosa y limpia. Hasta se han acercado delfines al puerto, nos cuentan. Pero esta situación idílica es una pesadilla para los trabajadores del sector servicios. La conocida “calle del jamón” es la zona cero de este desastre económico, junto a Punta Ballena, en Magaluf, el otro lugar turístico emblemático de la isla. 

La conocida "calle del Jamón" parece una ciudad fantasma. Playa de Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021.
La conocida "calle del Jamón" parece una ciudad fantasma. Playa de Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021. © RFI

“Esta es una calle que se conoce como de excesos turísticos y que desde el verano pasado está totalmente cerrada”, dice Silvia Montejano, secretaria general de la federación de servicios del sindicato Comisiones Obreras de las Islas Baleares.

La crisis ha hecho que la tasa de desempleo supere el 16%. Hay 83.000 desempleados, 20.000 más que hace un año, cuando ya había empezado la pandemia. La crisis se está cebando con los empleos del sector servicios, ya muy precarios y estacionales.

“La Comunidad Autónoma donde más ha bajado el PIB durante la pandemia ha sido en las Islas Baleares; no sólo padece la hostelería o la restauración, también las lavanderías, el transporte discrecional o los distribuidores de frutas y verduras que abastecen a restaurantes y hoteles están pasando por una situación bastante complicada”, analiza Montejano.

Pérdidas colosales para las empresas y empleados al borde la pobreza

Pocos empresarios se han atrevido a abrir, pero no saben si por mucho tiempo. Es el caso del bar Casa Baviera de la alemana Gatlite que lleva trabajando 30 años en la plaza de Palma. Ha perdido 400.000 euros y de los cuatro restaurantes que tiene, sólo ha podido abrir este. Se queja de que hay demasiadas restricciones.

“De los 30 empleados que tenemos, sólo hemos podido mantener a siete, las ayudas cubren los gastos particulares, las pérdidas son enormes. Y si no nos dejan trabajar, no sé qué va a pasar, hemos llegado al límite”, dice la empresaria.  

Las terrazas que están abiertas en las zonas turísticas prácticamente no tienen clientes. Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021.
Las terrazas que están abiertas en las zonas turísticas prácticamente no tienen clientes. Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021. © RFI

En el paseo marítimo de Palma, nos encontramos con Manuel, empleado de un hotel no muy lejos del auditorio enfrente del Puerto, donde los yates también permanecen amarrados. Él ha tenido un poco más de suerte que sus compañeros, no está en ERTE, paro técnico, pero ha visto disminuir sus horas de trabajo y no ha caído en la pobreza porque vive con sus padres y no tiene que pagar por el alojamiento en una ciudad, Palma de Mallorca, entre las más caras de España, junto a Barcelona y Madrid.

“Los ERTES han sido una herramienta muy buena de protección. Pero claro, las personas que trabajamos con contratos parciales o por días, las ayudas nos llegan con una latencia de tres meses. Yo por ejemplo, el mes pasado lo que cobré del Estado corresponde al mes de febrero. En mi caso puedo pasar, pero la gente que vive al día no puede pasar el mes, no puede pagar el alquiler y compran lo mínimo, están rozando la pobreza”, explica Manuel.   

Catedral Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021
Catedral Palma de Mallorca, 19 de abril de 2021 © RFI

Todo el mundo espera con ansias que los turistas vuelvan. Pero antes de que eso ocurra tienen que alinearse varios factores: que la vacunación avance, que los países emisores de turistas no pongan restricciones y que la incidencia siga siendo baja. Mientras, algunos privilegiados pueden disfrutar de unas islas que no habían estado tan tranquilas desde los años 70.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas