Saltar al contenido principal
Noticias de América

Florida: el apoyo clave de los ancianos que Trump podría perder

Audio 02:54
Cinco residentes del conjunto de apartamentos Kinneret, en la ciudad de Orlando, debaten de sus preferencias entre Trump y Biden a pocos días de las presidenciales en Estados Unidos. Florida, 29 de octubre de 2020.
Cinco residentes del conjunto de apartamentos Kinneret, en la ciudad de Orlando, debaten de sus preferencias entre Trump y Biden a pocos días de las presidenciales en Estados Unidos. Florida, 29 de octubre de 2020. © RFI/LucileGimberg
Por: Lucile Gimberg
10 min

En 2016, el voto de los ancianos fue decisivo para que Donald Trump se hiciera con la presidencia de Estados Unidos. Ahora el mandatario saliente podría tenerlo más complicado porque, según los sondeos, una parte de los electores mayores de 65 años, tradicionalmente republicanos, se está alejando de él por su gestión de la pandemia. Reportaje en una residencia de ancianos en Florida, un estado donde viven muchos pensionados y que es clave para hacerse con la Casa Blanca.

Anuncios

Por nuestra enviada especial a Orlando, Florida

Esta residencia del centro de Orlando cuenta con 280 apartamentos para pensionados de bajos ingresos. Henry Hendrickson, de 86 años, está sentado afuera, con su mascarilla sobre el mentón. Después de votar por los demócratas Barack Obama e Hillary Clinton en las últimas tres elecciones presidenciales de Estados Unidos, este exjardinero del parque de diversión ‘Disneyworld’ dio este mes su sufragio a Donald Trump.

“Todo el mundo está en su contra”, afirma Henry quien participó de forma anticipada y por correo. “Pero yo creo que Trump salvó nuestra nación de una confusión masiva, de grandes disturbios. Necesitamos más policías. La gente tiene demasiados derechos en este país”, opina. “Y Trump mantiene al Congreso despierto, los hace trabajar. Si Biden es presidente, volverán a dormir todos”.

Henry Hendrickson, de 86 años, votó por correo por Donald Trump porque considera que "protege mejor a la nación".
Henry Hendrickson, de 86 años, votó por correo por Donald Trump porque considera que "protege mejor a la nación". © RFI/LucileGimberg

Como muchos ancianos en Florida, Bernie Landis, originaria de Filadelfia en el noreste de Estados Unidos, se mudó al estado sureño para disfrutar de su jubilación bajo un clima soleado. Esta exmanager en el servicio federal de impuestos, de confesión judía, también defiende a Donald Trump: por su política hacia Israel y su balance económico.

“En tres años de presidencia, y a pesar de todas las investigaciones en su contra, cumplió con sus promesas, ante todo en materia de empleo”, asevera. “La tasa de desempleo bajó al 3%, no había pasado en 50 años… Es algo grande dar trabajo a tanta gente”.

En Florida, cerca de un tercio de la población tiene más de 65 años. Y en 2016, un 57% de las personas mayores del estado respaldó a Donald Trump en las elecciones presidenciales. El magnate republicano ganó este estado pendular - es decir que se inclina de un lado u otro según los comicios - por apenas 1,2 puntos porcentuales sobre su rival demócrata Hillary Clinton. Sin duda gracias al voto de los que aquí llaman los “seniors”.

El menos malo

De pelo blanco corto y con aretes brillantes, Fran Polin, de 79 años, es dubitativa. “No me gusta esta campaña y no me gusta ninguno de los dos candidatos: Donald Trump es desagradable, habla mal a la gente, y Joe Biden es muy viejo”, lamenta. Sin embargo esta exsecretaria del gobierno federal en California finalmente se inclinó por el candidato demócrata. “Por tradición creo, porque mi familia siempre ha votado demócrata”, señala.

“El problema de Trump es que no cierra la boca”, se ríe Joyce Haberstock quien trabajo durante años como recepcionista en un centro de salud mental en Nueva York. Esta republicana de 72 años coincide con su vecina Fran. “No me gustaba ninguno de los dos candidatos”, dice. Pero finalmente decidió votar por Trump. “Biden es un poco viejo y no me parece que tiene la salud para hacer el trabajo de presidente”, justifica. “A Trump lo acusan de no hacer bien las cosas frente al coronavirus, pero él no es responsable de la llegada de este virus”, añade.

A Joyce Haberstock, exrecepcionista en un centro de salud mental, no le convence ni Biden ni Trump. Orlando, Florida, 29 de octubre de 2020.
A Joyce Haberstock, exrecepcionista en un centro de salud mental, no le convence ni Biden ni Trump. Orlando, Florida, 29 de octubre de 2020. © RFI/LucileGimberg

Joyce intentó mirar el primer debate televisivo entre los dos rivales para la Casa Blanca pero apagó la televisión muy rápido porque “no paraban de interrumpirse, ¡era ridículo!”

El virus y las “mentiras” de Trump

La mitad de la banca donde los residentes se sientan para responder a nuestras preguntas ha sido sellada con plástico y un mensaje recuerda: “Quédese a seis pies de distancia: distanciamiento social”. Todos los residentes que hablaron con RFI respetan esta distancia sanitaria y cuentan que no salen sino para compras básicas o citas médicas. Pero no dejan de preocuparse por el avance de este coronavirus que amenaza sus vidas.

“La gente se congrega demasiado”, critica Henry, “esto propaga al virus”.

“Aquí, en este conjunto de departamentos, no hemos tenido ningún muerto por la Covid-19, señala otra residente de 91 años, “pero en otra residencia cerca de aquí han fallecido siete personas”.

Carol Simpson, exempleada en contaduría en Nueva York y Florida, es parte de este grupo del electorado mayor que, según las encuestas, podría castigar a Donald Trump en las urnas por su gestión de la pandemia.

“Yo prohibí a mi hijo Frank visitarme durante dos semanas cuando me dijo que iba a votar por Trump!”, lanza Carol. En 2016, ella también había dado su voto al republicano, “por sus talentos de empresario”, pero ahora hace campaña en su contra.

Carol Simpson, de 91 años, votó por Donald Trump en 2016 pero ahora hace campaña en su contra "porque nos mintió sobre el virus". Orlando, Florida, 29 de octubre de 2020.
Carol Simpson, de 91 años, votó por Donald Trump en 2016 pero ahora hace campaña en su contra "porque nos mintió sobre el virus". Orlando, Florida, 29 de octubre de 2020. © RFI/LucileGimberg

En su andador con ruedas ha colgado un esticker casero en favor de Joe Biden y Kamala Harris, los candidatos demócratas para la presidencia y la vicepresidencia. “Tengo 91 años y nunca había hecho publicidad por un candidato pero estoy tan en contra de Trump!”

“Le rezo a Dios para que Biden gane la elección… porque no confió en el señor Trump. Es un mentiroso. Muchas personas han muerto del coronavirus porque no nos informó del peligro cuando lo supo en enero. No supimos nada hasta marzo”, denuncia. “Ahora Trump dice que el virus se está yendo y que después de los comicios ya no habrá nada pero las cifras siguen subiendo y cada vez más personas se están muriendo”.

“Muchas de las personas más ancianas que habían votado por Trump en 2016, ahora están desencantadas, desilusionadas, incluso enojadas por su performance en cuanto al virus, básicamente por la ausencia total de una política de prevención y de cura de este virus”, explica Julia Maskivker, politóloga del Rollins College en Orlando. “Están muy decepcionados porque el virus afecta a todos pero primordialmente a la gente mayor”, agrega.

Consciente del peso del electorado mayor, Donald Trump prometió, a mediados de octubre en un mitin en Florida, que su gobierno entregará una vacuna gratuita a las residencias de ancianos, aunque sin dar muchos detalles. Por su parte, el ex vicepresidente y candidato demócrata Joe Biden concentra sus ataques en la gestión de Trump de la crisis sanitaria, acusándolo de haber mentido y de querer atentar contra el sistema de salud y en particular el ‘Obamacare’.

Hasta el momento, la Covid-19 ha causado más de 228 mil muertes en Estados Unidos.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.