Noticias de América

México siente el glacial efecto de su dependencia energética con la ola invernal

Audio 02:34
Mexicanos hacen la fila para comprar cilindros de gas en Ciudad Juárez, el 16 de enero de 2021.
Mexicanos hacen la fila para comprar cilindros de gas en Ciudad Juárez, el 16 de enero de 2021. REUTERS - JOSE LUIS GONZALEZ
Por: Melissa Barra
5 min

Esta semana, la ola glacial que azotó al estado de Texas, el pulmón energético de Estados unidos, también impactó fuertemente viviendas y fábricas del otro lado de la frontera sur. México sufrió un apagón masivo de varios días por un corte en el suministro de gas natural que importa a su vecino, situación que puso de nuevo en la mesa política la soberanía energética del país.

Anuncios

El norte de México vivió su semana más helada. Cinco millones de usuarios quedaron sin electricidad durante varios días. Maquiladoras de seis estados norteños sufrieron paros técnicos, que generaron pérdidas de cerca de 3.000 millones de dólares. La ola de frío que recorrió el sur de Estados Unidos paralizó parte de México, un país cuya principal fuente de electricidad -al menos el 60%- es el gas natural.

"Tomando en cuenta las temperaturas tan bajas, diferentes zonas de Estados Unidos comenzaron a demandar de una forma inaudita este hidrocarburo para la calefacción", explica a RFI Arturo Carranza, analista del sector energético en México.

Este fenómeno tuvo como consecuencia un disparo del precio del gas natural. "Entre 50 y 60 dólares por millón de Btu", es decir 20 veces el precio anterior a la tormenta.

El experto apunta que México importa desde Estados Unidos el 90% de su consumo interior de gas natural. Esta semana, el corte de suministro empeoró cuando se congelaron los pozos de producción en Texas, gazoductos y plantas de compresión de empezaron a congelar, debilitando la cadena de importación. 

¿Reformar la ley de electricidad?

Todo esto ocurrió dos semanas después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador enviara al Congreso una iniciativa de reforma a la ley de la industria eléctrica. Según un comunicado del ente legislador, la propuesta busca "fortalecer a la empresa productiva del Estado para beneficio del interés nacional" y "garantizar la seguidad energética". 

Sin embargo, dice Carranza, esta política tendría un efecto inverso. "Le da prioridad al fortalecimiento de dos empresas públicas, Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y  deja de lado las compañías privadas que podrían complementar la participación publica". 

Según el analista, estas empresas estatales no tienen la capacidad de garantizar por cuenta propia el suministro "confiable y seguro de energéticos, dada la complejidad de recursos públicos". 

Carranza agrega que esta reforma además aleja a los actores privados de energías renovables, ya que "la generación eléctrica de la CFE se da principalmente a partir de fuentes fósiles". 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas