Noticias de América

Nicaragua: Nuevas detenciones de aspirantes presidenciales y otros opositores

Audio 01:36
Foto de archivo del 18 de septiembre de 2019, el activista opositor nicaragüense Félix Maradiaga, en el centro, se canta el himno nacional durante una conferencia de prensa en Managua, Nicaragua.
Foto de archivo del 18 de septiembre de 2019, el activista opositor nicaragüense Félix Maradiaga, en el centro, se canta el himno nacional durante una conferencia de prensa en Managua, Nicaragua. AP - Alfredo Zuniga

La policía de Nicaragua detuvo este martes 8 de junio a cuatro líderes opositores, entre ellos dos aspirantes a la presidencia, ampliando la lista de arrestos en el marco de leyes sancionadas durante el gobierno de Daniel Ortega para proteger la soberanía.

Anuncios

Con las detenciones del martes, suman cuatro los precandidatos presidenciales detenidos. La última de esas detenciones, la de Juan Sebastián Chamorro García -primo de otra precandidata arrestada, Cristiana Chamorro Barrios-, ocurrió bajo cargos de "incitar a la injerencia extranjera en asuntos internos", "organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo", entre otros, según nota de prensa de la Policía Nacional.

Su arresto, con horas de diferencia al efectuado hacia el mediodía contra el también precandidato Félix Maradiaga, ocurre a cinco meses de las votaciones del 7 de noviembre y en medio del rechazo internacional, que exige la liberación inmediata de los detenidos.

“Él [Maradiaga, ndlr] tenía hoy un citatorio para comparecer ante el Ministerio Público por razones no determinada”, dijo a RFI Santiago Urbano, portavoz internacional de Félix Maradiaga. “Él cumplió con ir a presentarse y luego de cuatro horas de interrogatorio, salió de la Procuraduría junto con su abogado y con su chófer, dio una conferencia de prensa, y justo a unos cuantos metros de la Procuraduría fue detenido por la Policía Nacional y se lo llevaron”.

Maradiaga, de 44 años, era el precandidato del bloque opositor no parlamentario Unidad Nacional (UNAB), integrado por organizaciones de la sociedad civil que respaldaron las protestas masivas que en 2018 demandaban la renuncia de Ortega y que se saldaron con 328 muertos y miles de exiliados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Maradiaga y Chamorro García son investigados por realizar actos contra la soberanía, terrorismo y aplaudir sanciones y actos que menoscaban la independencia, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos y pedir intervenciones militares, según la policía.

“No tenemos en este momento conocimiento de su paradero, está completamente incomunicado”, dijo Urbano. “Personas que estaban presentes en el momento de su detención nos han confirmado que ha sido golpeado. No sabemos absolutamente nada”.

Los cargos están contemplados en la ley de Defensa de los Derechos del Pueblo y Soberanía y de agentes extranjeros, aprobada en diciembre por iniciativa del gobierno de Ortega y bajo la que también fue acusado Cruz.

En el caso de Maradiaga, la Fiscalía investiga también otra causa: incumplir "gravemente" y "haber desvirtuado" los fines y objetivos del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP).

Esta ONG fue cerrada a finales de 2018 por el Parlamento, junto a otras organizaciones críticas con el gobierno.

“Como  lo dijo Félix [Maradiaga], Cristiana [Chamorro Barrios] y también Arturo Cruz, el otro precandidato que está en este momento guardando prisión, esto va más allá de una simple candidatura o de un proyecto político personal, esto [es un tema] de libertad”, dijo Urbano. “Todas las personas que están en Nicaragua de alguna forma están reclamando a la comunidad internacional garantizar la integridad física de Félix, de Cristiana y de Arturo, y de los más de 130 prisioneros políticos que en este momento están en las cárceles de Nicaragua”.

La ofensiva contra los opositores comenzó hace una semana contra Chamorro Barrios, en arresto domiciliar y quien no pertenece a ningún partido, aunque sondeos de opinión le daban el mayor respaldo ciudadano después del presidente Ortega, quien según sus adversarios buscará un cuarto mandato sucesivo en noviembre, aunque él no lo ha oficializado.

La opositora es acusada de lavado de activos a través de la fundación que lleva el nombre su madre, la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió este martes a través de Twitter la liberación de Chamorro García "y de todos los demás presos políticos".

E instó a Managua "a que cese el hostigamiento y la opresión de la dictadura del patricida Daniel Ortega".

También el Departamento de Estado de Estados Unidos había dicho -tras la detención de Maradiaga- que el arresto "arbitrario" de un tercer opositor en Nicaragua demostraba que Ortega es un "dictador".

"La comunidad internacional no tiene más opción que tratarle como tal", dijo en Twitter la jefa de la diplomacia estadounidense para las Américas, Julie Chung.

Ortega, de 75 años y quien lleva 14 en el poder, encara sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea, que le reclaman cambios políticos y la realización de elecciones libres y justas.

Además de la detención de los precandidatos, lo que según las leyes locales los dejaría fuera de las elecciones, el tribunal electoral eliminó al Partido de Restauración Democrática (PRD-Evangélico) y al Partido Conservador (PC-derecha), el más antiguo del país.

Entrevista realizada por Natalia Olivares. Con AFP.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas