Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

Argentina: el romance de dos jaguares que podría repoblar el bosque chaqueño

Audio 14:07
Tania y Qaramtá, en el recinto de hectárea y media construido por la Fundación Rewilding y la Administración de Parques Nacionales de Argentina, en El Impenetrable.
Tania y Qaramtá, en el recinto de hectárea y media construido por la Fundación Rewilding y la Administración de Parques Nacionales de Argentina, en El Impenetrable. © Fundación Rewilding
Por: Dánae Rivadeneyra
26 min

Qaramtá y Tania son dos yaguaretés que se han convertido en la esperanza del bosque del Gran Chaco argentino y de su especie . Ellos son los protagonistas de un proyecto sin precedentes con el que gobierno argentino a través de la APN, la Administración de Parques Nacionales, y la Fundación Rewilding pretenden sacar a este especie de la extinción crónica y repoblar el bosque chaqueño con las posibles crías de ambos. Aquí, la historia de ambos:

Anuncios

El yaguareté o jaguar chaqueño es una especie que se encuentra en peligro crónico de extinción, a pesar de que hace solo unos cien años, dominaba el centro y norte de Argentina, llegando incluso hasta la Patagonia.

El avance de la ganadería, la degradación de los suelos y el cambio climático hicieron que poco a poco su terreno se viera reducido y su vida amenazada. El hombre se convirtió en su enemigo principal y la caza de estos felinos se hizo una práctica corriente, su cuero era muy bien vendido, a la vez que cazarlo se convertía en una proeza y daba muy buena reputación a aquellos que lo conseguían.

Después, llegó la ganadería, los yaguaretés empezaron a alimentarse de las vacas y otros animales que pastaban al aire libre, lo que desató también una cacería en su contra. Ver un yaguareté se hacía cada vez más raro, hasta que un buen día, las personas dejaron de verlos.

Se calcula que hoy solo existen alrededor de 20 yaguaretés en esta zona del bosque chaqueño.

Sebastián di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding

Hace quince años que no se veía un ejemplar de yaguareté en la zona que abarca este Parque Nacional. Nosotros lo que hicimos fue un movimiento bastante rápido para registrar a este animal en cámaras de video y ahí pudimos ver que era un macho adulto, pero que parecía joven.

Qaramtá atraído por la presencia de Tania, se acerca a las rejas del enorme corral.
Qaramtá atraído por la presencia de Tania, se acerca a las rejas del enorme corral. © Fundación Rewilding

En un plazo de más o menos un año, la Administración de Parques Nacionales y la Fundación Rewilding construyeron un corral de cerca una hectárea y media para Tania, una yaguareté crecida en cautiverio.

El objetivo era atraer a este otro yaguareté macho y silvestre, mantenerlo en la zona y empezar a estudiar sus movimientos. El plan no falló, al poco tiempo el macho empezó a visitar a Tania, aunque sus encuentros se producían solo a través de la reja del gran corral que los separaba. 

Los organizadores de este proyecto señalan que era importante saber cómo se iban a llevar ambos antes de dejarlos completamente solos.

Sebastián di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding

Después, lo que hicimos fue: llevamos a una hembra de cautiverio a ese Parque Nacional, construimos un corral bastante rápido y este macho silvestre se acercó a ella y pudimos capturarlo y ponerle un collar que tiene una conexión satelital que nos permite a nosotros saber casi en tiempo real por dónde anda el animal. Seguramente era un animal muy solitario, son animales muy caminadores que recorren territorios inmensos buscando hembras, hembras que probablemente no encuentren nunca porque no hay registros de hembras en el Chaco argentino.

Qaramtá el invencible

La historia de amor de estos dos yaguaretés que se veían a través de una reja, empezó a hacerse conocida, a tal punto que se organizó un concurso entre los chicos de los caseríos cercanos para elegir un nombre a este macho yaguareté que sin proponérselo se había convertido en la esperanza para toda una especie y en la imagen de la conservación animal del bosque chaqueño. 

Sebastián di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding

Es un nombre en lengua Qom, una de las comunidades originarias de este lugar, y el nombre es muy lindo porque significa "el que no puede ser destruido", "el que no puede ser muerto". Qaramtá se convirtió en un símbolo de la conservación del yaguareté y también del monte chaqueño en donde vive. Hace poco, pudimos realizar después de mucho trabajo, la primera junta entre este macho silvestre Qaramtá y la hembra en cautiverio que llevamos ahí que se llama Tania. 

Qaramtá registrado en una de las cámaras trampa, colocadas en El Impenetrable bosque chaqueño.
Qaramtá registrado en una de las cámaras trampa, colocadas en El Impenetrable bosque chaqueño. © Fundación Rewilding

Incluso personajes de talla mundial como el escritor argentino Mempo Giardinelli, ganador del Premio Rómulo Gallegos, dedicaron varias líneas a la esperanza que significaba esta historia entre Tania y Qaramtá y una eventual repoblación de yaguaretés.

Reinsertar un predador, ¿peligro o beneficio?

Juan Garibaldi, delegado regional de la APN, es claro con el objetivo de este proyecto: "Lo que se busca a largo plazo es repoblar El Impenetrable bosque chaqueño con nuevos yaguaretés".

La importancia detrás de este proyecto no es menor. Hace pocas semanas se publicó un artículo científico en el que se explicaba el porqué de una reinserción de un predador tan grande como el yaguareté, en un ecosistema que antes le pertenecía, no era solo beneficioso para la flora y fauna del lugar en cuestión, pero a largo plazo, también para los humanos. 

Fabiola La Rosa, oficial de vida silvestre de la WWF, Perú

Es un indicador del estado de conservación de los bosques.Para conservar jaguares, necesitas conservar áreas considerables de terreno y de territorio, ecosistemas, hábitats, y bajo esos ecosistemas estarías conservando también otras especies. Es una especie más que permite que funcione un sistema. Conservar al jaguar también permite conservar servicios ecosistémicos, por ejemplo oxígeno, agua limpia, todas esos procesos naturales que no vemos y que, a veces, damos por sentado, son todos aquellos servicios que nosotros recibimos como beneficiarios por la conservación de grandes especies como el jaguar. Ya trasciende las líneas naturales y empezamos a hablar de cuáles son los beneficios que nosotros como humanos recibimos pero que quizás no vemos o valoramos como deberíamos.

Sin embargo, el camino es largo y antes de decidir a reinsertar a posibles poblaciones de yaguaretés, deberá trabajarse en eliminar o mitigar los peligros que pusieron en jaque la vida de los yaguaretés

Juan Garibaldi, delegado regional de la Administración de Paques Nacionales de Argentina.

El Chaco americano está sometido a una gran presión del uso del suelo, la cantidad de área de bosque perdida en los últimos años supera los 5 millones. Es una superficie importante de uno de los últimos ecosistemas en Argentina, considerado como más o menos íntegro. También hay que señalar que el habitante local tiene al yaguareté como una amenaza. Esta percepción que tiene el habitante del entorno tiene un componente más subjetivo y tiene que ver también con el miedo así como el prestigio que da cazar a uno de estos animales. Tenemos que desarrollar y comprometer a los actores interesados en la conservación en el territorio a desarrollar un sistema de resarcimiento al dueño del animal predado para evitar que éste termine cazando al yaguareté para evitar perder animales. 

Otra de las alternativas con las que se busca proteger a los posibles cachorros de Tania y Qaramtá sera a través de una conservación económicamente rentable.

Juan Garibaldi, delegado regional de la Administración de Paques Nacionales de Argentina.

La conservación tiene que acercarse al habitante local y tiene que producirle mejoras en su calidad de vida. La desigualdad genera problemas de conservación, es muy difícil conservar en un contexto de pobreza y demás entonces nosotros como institución tenemos muy presente que el desarrollo y la vida digna de las comunidades aledañas, nos va a permitir conservar el pool íntegro de especies del ecosistema.

Un punto en el que tanto Juan Garibaldi de la Administración de Parques Nacionales como Sebastián di Martino de Rewilding Fundation concuerdan como un paso clave en este proyecto:

Sebastián di Martino, director de conservación de la Fundación Rewilding

Hay que tener un sector de la ciudadanía que quiera estas especies estén presentes y nosotros eso lo trabajamos mucho con el principio de la economía, desarrollando en estos sectores economías que nosotros les decimos regenerativas y lo hacemos mucho a través del ecoturismo basado en la observación de fauna. En Iberá, Corrientes donde estamos trabajando hace más tiempo, también el yaguareté se extinguió, aquí desapareció por completo y hoy en día, casi todas las personas cuyos padres contribuyeron a la extinción del yaguareté, es la que pide que el yaguareté retorne porque lo ven como un motor de economía, como un generador de empleo. 

Como explica Sebastián di Martino, actualmente, ya hay en la zona del Iberá, en Corrientes, un proyecto de reinserción de estos yaguaretés que ha sido considerado como exitoso a pesar de los desafíos que implica.

A la espera de desenlace entre Tania y Qaramtá

La historia entre ambos yaguaretés aún no tiene un desenlace seguro. Hace unos meses, Tania entró en celo, era el momento ideal para dejar por fin de lado la reja que los separaba y pasar a la acción.

Sin embargo, a pesar de todos los juegos preliminares, de los ronroneos, lamidas y las diferentes poses de sumisión de Tania, todo apunta a que la primera junta de ambos yaguaretés no fue exitosa.

Qaramtá y Tania descansando plácidamente. Pese a las buenas relaciones, la junta no fue exitosa.
Qaramtá y Tania descansando plácidamente. Pese a las buenas relaciones, la junta no fue exitosa. © Fundación Rewilding

Alguno lo atribuyen a la falta de experiencia de Qaramtá, que probablemente no había tenido ningún encuentro con ninguna hembra, Sebastián Di Martino, explica, en cambio, que esto suele pasar con los yaguaretés, que este primer encuentro es de conocimiento previo, y solo después de varios celos más, la junta entre estos felinos es exitosa. 

Este es un proyecto a largo plazo, unos tres años hasta que podamos hablar de posibles cachorros, y se espera que para entonces todas las condiciones o la mayoría de estas estén dadas para que las futuras crías de Qaramtá el invencible y Tania puedan desarrollarse y repoblar poco a poco El Impenetrable bosque chaqueño.

 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.