Vida en el Planeta

Chernóbil: la radiactividad persiste 35 años después de la tragedia en la central nuclear

Audio 12:21
Un medidor Geiger calcula el nivel de radioactividad durante un incendio cercano a la zona de exclusión de la central nuclear de Chernobil, en las afueras de la ciudad ucrania de Rahivka, el 5 de abril 2020.
Un medidor Geiger calcula el nivel de radioactividad durante un incendio cercano a la zona de exclusión de la central nuclear de Chernobil, en las afueras de la ciudad ucrania de Rahivka, el 5 de abril 2020. REUTERS/Yaroslav Yemelianenko

En esta edición les presentamos una buena y una mala noticia. Pese a lo que asegura el lobby nuclear, 35 años después del accidente de Chernóbil, la radiactividad se mantiene. La buena noticia es que, en la reserva de animales de Auvernia (Francia), especializada en la conservación de animales en vías de extinción, acaban de nacer un Coendú y dos Maki Catta.

Anuncios

Alfredo Pena-Vega, profesor e investigador en el Instituto Interdisciplinario de Antropología Contemporánea de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales, sigue desde hace décadas la evolución de la radiactividad en Chernóbil. Este investigador desmiente las afirmaciones del lobby nuclear, según el cual la radiactividad disminuiría significativamente con el paso del tiempo.

Por otro lado, Pena-Vega explica que ya nadie vuelve a Chernóbil porque los que se fueron, a raíz del accidente, hicieron su vida en otro lugar.

Tres señoras evacuadas de su pueblo a la ciudad de Minsk.
Tres señoras evacuadas de su pueblo a la ciudad de Minsk. © Alfredo Pena-Vega

El próximo mes de mayo será publicado en la revista Communication de la editora Seuil, un artículo escrito por Pena-Vega y su colega Michel Grappe, sobre los sueños de las mujeres de Chernóbil.

El Parque de la Fauna de Auvernia ha anunciado el nacimiento de tres bebés raros.

Especie en peligro de extinción, los puercoespines coendús o brasileños son animales nocturnos. Gracias a sus púas, gozan de una excelente protección frente a los otros animales depredadores... salvo el hombre. Su cola es prensil, lo que significa que puede utilizarla como una quinta extremidad para desplazarse agarrando ramas. Este pequeño roedor es objeto de un programa europeo de cría (EEP) coordinado por nuestros colegas suizos del parque zoológico de Papiliorama.

En el Parc Animalier d'Auvergne, especializado en la conservación de especies raras y en peligro de extinción, los coendús viven en un entorno mixto con tapires brasileños, capibaras y saimiri en la llanura sudamericana.

El bebé Coendou nacido en la reserva de animales de Auvernia. Francia.
El bebé Coendou nacido en la reserva de animales de Auvernia. Francia. © Denis Michaux

También nacieron dos bebés Maki Catta, un primate que sólo existe en Madagascar. Denis Michaux, veterinario del Parque de la Fauna de Auvernia nos habla sobre estas dos especies.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas