Reaparece en la televisión china uno de los editores de Hong Kong desaparecidos

Anuncios

Pekín (AFP)

Uno de los cinco empleados de una editorial hongkonesa que desaparecieron misteriosamente a finales del año pasado reapareció este domingo llorando en la televisión china.

Gui Minhai, que también tiene nacionalidad sueca y es copropietario de la editorial Mighty Current, conocida por sus libros críticos con el poder en Pekín, afirmó en la televisión que se trasladó a China para entregarse voluntariamente a la policía, once años después de cometer un delito y fugarse.

Gui había salido de Hong Kong con destino a Tailandia y nunca más volvió a su hogar. Luego, cuatro empleados de Mighty Current también desaparecieron.

Estas desapariciones preocupan a los hongkoneses, convencidos de que los cinco hombres fueron detenidos por Pekín, que ha endurecido su dominio sobre la excolonia británica que en 1997 volvió bajo su jurisdicción, aunque con un estatuto de autonomía.

En su entrevista con la cadena oficial china CCTV, filmada en un centro de detención, Gui cuenta que se fugó de China tras haber sido condenado por la muerte de un estudiante en un accidente de tráfico cuando se conducía en estado de embriaguez, por lo que fue condenado a dos años de cárcel.

"Asumo mis responsabilidades legales y estoy dispuesto a aceptar mi castigo", declaró llorando, pidiéndole perdón a la familia del joven fallecido.

En su momento, Suecia convocó a los embajadores de China y Tailandia pero, Gui, que se considera "profundamente chino", pidió a Estocolmo, así como a cualquier institución, que no interviniesen. Su hija, Angela, considera que es imposible que su padre se hubiera entregado a las autoridades chinas, según el diario Apple Day.

La ONG de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) ironizó sobre esta declaración: "Un guión muy sofisticado, una hábil mezcla de verdades, otras a medias y absolutas mentiras".

Otros tres empleados de la editorial, entre ellos su director general, desaparecieron en el sur de China en octubre pasado. Por su parte, un cuarto empleado, Lee Bo, de 65 años, se "esfumó" en diciembre cuando se encontraba en su casa de Hong Kong.