Saltar al contenido principal
Salud y bienestar

Una nueva guía para tratar mejor el Parkinson

Audio 11:39
El actor Michael J. Fox, a los 28 años de edad se le diagnosticó la enfermedad del Parkinson. Actualmente dirige una fundación que apoya la investigación del Parkinson.
El actor Michael J. Fox, a los 28 años de edad se le diagnosticó la enfermedad del Parkinson. Actualmente dirige una fundación que apoya la investigación del Parkinson. Photo courtesy Michael J. Fox Foundation
Por: Ivonne Sánchez
14 min

La Sociedad Española de Neurología (SEN) acaba de presentar una nueva guía oficial de práctica clínica en la enfermedad de Parkinson. Y es que en los últimos años ha habido muchos avances en el conocimiento y tratamiento de esta enfermedad.

Anuncios

Al día de hoy, la enfermedad de Parkinson no tiene cura, pero los tratamientos han evolucionado, atendiendo las situaciones personales, familiares, laborales y sociales de cada paciente.

Un enfoque multidisciplinar

Por otra parte, el enfoque es multidisciplinar y no solo farmacológico; hoy se sabe, por ejemplo, que el ejercicio físico y la fisioterapia pueden ayudar al paciente que sufre esta enfermedad neurodegenerativa.

La práctica del tai chí, por ejemplo,  puede ser de utilidad así como la bicicleta estacionaria y  la natación. En  el ámbito de la fisioterapia la terapia ocupacional es también fundamental.

Una nueva guía

El grupo de estudio de trastornos del movimiento de la Sociedad Española de Neurología, presentó la guía oficial de práctica clínica en la enfermedad de Parkinson; un documento con directrices y recomendaciones para mejorar la atención clínica y la calidad de vida de los pacientes con Parkinson.

Uno de los retos actuales es el poder hacer un buen diagnóstico, hasta el 24 % de los pacientes han recibido un diagnóstico erróneo de Parkinson. El problema es que hasta ahora no hay pruebas que permitan detectar la enfermedad de manera anticipada, sólo de manera clínica. Cuando los síntomas motores aparecen, la enfermedad por lo general ya está bien avanzada.

De allí la importancia de conocer otras manifestaciones de la enfermedad que pueden preceder a la sintomatología típica. Algunos de estos síntomas no motores son la somnolencia diurna excesiva, la pérdida del olfato o conductas impulsivas y compulsivas como la ingesta impulsiva, la compra compulsiva o la hipersexualidad.

Entrevistado: El neurólogo José Matías Arbelo, miembro de la SEN y coordinador de la unidad de trastornos del movimiento del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria
 

 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.