Saltar al contenido principal
Coronavirus

‘No hay elementos que prueben la eficacia de la artemisia contra el Coronavirus’

El presidente de Madagascar, Andry Rajoelina, con Covid-Organics en Antananarivo, 20 de abril de 2020.
El presidente de Madagascar, Andry Rajoelina, con Covid-Organics en Antananarivo, 20 de abril de 2020. © AFP - Rijasolo
Texto por: RFI
5 min

En Madagascar, las autoridades promocionan un ‘remedio’ hecho con artemisia que podría proteger contra el nuevo coronavirus. Esta planta, que ya se usa para hacer medicamentos contra el paludismo, sirve de base para hacer una bebida: ‘Covid-Organics’. ¿Es realmente eficaz? Algunos científicos emiten sus reservas sobre este tratamiento como el profesor Olivier Bouchaud, investigador del servicio de enfermedades infecciosas y tropicales en el hospital francés de Avicenne e investigadores locales de Madagascar. 

Anuncios

Por Simon Rozé

La artemisia es un planta bastante corriente que tiene virtudes terapéuticas. Se usa en la medicina tradicional china. Algunos tipos de esta planta tienen propiedades contra el paludismo y contra otra infecciones y parásitos.

“Hay sin embargo que diferenciar dos cosas. Hay medicamentos reconocidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que están hechos con artemisia y controlamos completamente la cantidad de los comprimidos o de las ampollas. Se tiene una certeza sobre su efecto terapéutico. Pero también han circulado informaciones y publicaciones sobre infusiones hechas con artemisia de forma artesanal. Algunos aseguran que tienen la misma eficacia que los medicamentos reconocidos por la ONU ”, explica el profesor Olivier Bouchaud.  

Es decir, estaríamos ante una solución barata para enfrentar la enfermedad pero esto dista mucho de una verdad científica, según Bouchaud. “Desgraciadamente cuando la usamos de forma artesanal, hay insuficiencias terapéuticas. Y eso por varias razones como el momento de la recolección de la planta, la manera de preparar la infusión. Incluso puede ocurrir que pase una cantidad pequeña de partículas a la sangre que lleguen a contactar con el parasito del paludismo y que eso desarrolle una resistencia al verdadero medicamento hecho a base de artemisia”, advierte. 

El «Covid-Organics» contiene artemisia, planta que se cultiva en Madagascar.
El «Covid-Organics» contiene artemisia, planta que se cultiva en Madagascar. Creative Commons

¿La artemisia es eficaz contra el coronavirus?

El profesor es tajante. De momento “no hay elementos que permitan pensar que esta planta tiene un efecto preventivo contra la Covid-19”. “Pienso que se ha hecho una amalgama después de la polémica en torno ala hidroxicloroquina y la cloroquina en general -de la que por cierto aún no hay pruebas de su eficacia contra el Coronavirus. Por extensión, habrán pensado que si la hidroxicloroquina funciona, la artemisia también podría funcionar. Pero no hay ni un solo dato sólido que apoye esta hipótesis”, sostiene.  

La comunidad científica destaca que no hay ningún riesgo para la salud si se toma una infusión de artemisia. El principal problema es que la gente que la tome se siente protegida y que olvide las medidas sanitarias para evitar el contagio. Es por ello, que Olivier Bouchaud deplora la actitud de las autoridades de Madagascar, desde donde incluso el presidente Andry Rajoelina está promocionando la planta como una pócima contra el Coronavirus. 

Una tisana de artemisia a título preventivo.
Una tisana de artemisia a título preventivo. Bernard Crutzen

Las dudas de los científicos de Madagascar

“¿Es ético dar un medicamento a un paciente aun cuando no se han terminado los estudios clínicos?, ¿Es legal imponer un remedio a una persona sana para prevenir una enfermedad?”, éstas son las preguntas que muchos se hacen hoy en las redes sociales en Madagascar desde que el presidente la haya hecho obligatoria para los estudiantes que retoman este miércoles las clases tras un mes cerradas. La preocupación es aún mayor porque no se ha revelado cuántos tests se han hecho en personas ni la composición de los remedios

En las últimas horas, varios profesores de Madagascar han expresado sus reservas y han alertado a las autoridades y a la población, según explica desde la capital Antananarivo la corresponsal de RFI, Sarah Tétaud. 

Incluso, la Academia Malgache de Medicina ha emitido un comunicado en el que se puede leer: “ante la intención de distribuir medicamentos o infusiones, la Academia declara que se trata de un medicamento del que no se han elucidado pruebas científicas y que puede provocar perjuicios a la salud de la población y en particular a la de los niños”, reza el texto en el que se insiste que sólo las autoridades sanitarias, según la ley malgache,  “y no las estructuras administrativas están habilitadas a distribuir medicamentos”. 

Por su lado, el profesor Stéphane Ralandison, decano de la facultad de Medicina de Tamatave y jefe del servicio de medicina interna del centro hospitalario de Morafeno, llama al raciocinio. “Hay reglas universales que hay que seguir para validar una iniciativa en la lucha contra la pandemia del Covid-19. La medicina es una ciencia, que sea convencional o tradicional y tiene que seguir reglas científica y tener una validez científica”, señala. 

Durante la presentación del remedio por parte del presidente Rajoelina el lunes, el director general del Instituto malgache de investigaciones aplicadas (Imra), que concibió el medicamento, recordó que no podía dar la composición del remedio pero aseguró que todos los productos hechos en el Imra habían sido analizados y que sus medicamentos no presentan ningún riesgo. Declaraciones que por el momento no convencen a todo el mundo. 

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.